ABRIENDO LAS PUERTAS DEL AULA (Introducción)

ABRIENDO LAS PUERTAS DEL AULA (Introducción)

Si algo identifica a la Tribu Piñachachi, desde siempre, es el permanente deseo de compartirlo todo, de abrirse al mundo, de transmitir y empaparse del exterior, con lo que sea: vivencias, aprendizajes, cariño… ¡Todo!

Os iré contando por capítulos (porque no me da en una sola entrega) cómo llevamos a cabo este modo de vida escolar tan nutritivo y emocionante, abriendo nuestras puertas de clase a la gente y a la vida real.

Hoy empezaré tan sólo mencionándoos los proyectos que estamos realizando desde comienzo de curso:

  • Nuestros paseos lectores por las aulas (leyéndoles a los demás cursos del cole en el tiempo de lectura, y por sorpresa, que es como más nos gusta).

  • Correspondencia interna y externa (tan abundante que hemos tenido que instalar un buzón al lado de la puerta y en Correos ya me tutean).

  • Invitaciones a todos aquellos profesionales que deseen visitarnos para contarnos sus experiencias en sus respectivos oficios.

  • Y nuestras clases exteriores (bien en el patio, en excursiones por la villa de Baiona, o en un parque cercano al cole, en el que nos encanta estar, tanto para practicar cálculo mental o hacer exámenes orales tirados en la hierba, como para realizar estudios de campo o talleres de investigación sobre arte natural… ¡Todo nos vale!).

Aquí lo dejo. Como me cuesta tanto trabajar sin la compañía e implicación de mis chicos, que en estos momentos están disfrutando de sus vacaciones de carnaval, para la vuelta les plantearé que sean ellos mismos los que os expliquen todas las actividades que aquí os he mencionado.

Así que hasta la próxima entrega, pero ya con la Tribu y sus “PUERTAS ABIERTAS”.

ABRIENDO LAS PUERTAS DEL AULA (1ª parte: Paseando por las aulas)

ABRIENDO LAS PUERTAS DEL AULA (1ª parte: Paseando por las aulas)

¡Aquí estamos de nuevo!

Como ya me imaginaba, la propuesta de contar por episodios todas las actividades que llevamos haciendo desde principio de curso, con relación a todo aquello que nos hace crecer, compartir y disfrutar de la gente y el mundo exterior, fue más que aceptada. De hecho entusiasmó tanto que la Tribu al completo no sólo quiere describirlas sino que desea también ampliarlas a las actividades dentro del aula, pero ya les he dicho que pasito a pasito.

Así que aquí tenéis el primer trabajo de nuestros reporteros Chachidicharacheros que se nos animaron a inaugurar esta sección de “Abriendo las puertas del aula” con su primera entrega que lleva por título: “Paseando por las aulas”. Ellos mismos os lo cuentan.

Nota de autores: ¡Ha sido realmente divertido convertirse en periodistas!¡Esto tenemos que repetirlo muy pronto! Así que estad atentos porque en breves cae el siguiente reportaje…

SINTIÉNDOME COMO TÚ, SINTIÉNDOTE COMO YO

SINTIÉNDOME COMO TÚ, SINTIÉNDOTE COMO YO

Como no podía ser de otro modo, en cuanto desde la Asociación Míranos y Únete se planteó el repetir la semana del autismo, publicando artículos cada día que ayudaran a visibilizar y concienciar sobre el TEA, mi mente de manera automática activó su modo “Tribu Piñachachi” (realmente muy pocas veces está desactivado) y comenzó a toda velocidad a buscar cómo contaros acerca de lo que sentimos, sabemos, hacemos y aprendemos del tema en cuestión en nuestra aula.

Dado que ha sido una semanita muy intensa a muchos niveles (lo que ha ocasionado en parte que haya pospuesto mi publicación), querría centrarme no tanto en describir la tipología de las actividades que hemos llevado a cabo, ni en hacer un recuento de los recursos empleados o el modo de implementarlos, sino más bien, como siempre me inducen estas niñas y niños a hacerlo, en mostraros con pocas palabras y desde sus experiencias lo que nos sale del corazón. Perdón, del Corazón, porque es demasiado mayúsculo el protagonismo que este tiene en nuestra aula, en nuestras vidas, en nuestro día a día y en nuestra convivencia con el TEA.

Una vez contextualizamos el tema al inicio de la semana, hemos estado debatiendo ampliamente sobre nuestra visión acerca de las fortalezas y capacidades que todos los seres humanos tenemos y sobre las dificultades que se nos presentan en la vida a todas las personas, sin excepción alguna.

A raíz de la campaña nos hemos estado informando sobre esta condición humana y su modo de vida y, para ello, nos ha ayudado muchísimo nuestro compi, nuestra sensibilidad e imaginación y muchos artículos y vídeos (algunos de ellos colgados en el “Muestrario de Valores” de nuestro canal de Youtube) sobre la diferente manera de percibir el mundo que tienen algunas personas, por ejemplo, las que tienen TEA.

Nos ha gustado mucho el lema de concienciación de este año, “Haz un gesto por el autismo”, y así lo hemos demostrado, plasmándolo a nuestro modo con dibujos e inspirándonos en frases que se nos ocurrieron, todas preciosas: “Sintiéndome como tú, sintiéndote como yo”, “Entiéndeme y acéptame”, “No hay un solo ser humano igual a otro”, “Aprendo a sentir como tú”, “No soy lo que tú crees”, “No me juzgues sin conocerme”…


También hemos experimentado multitud de sensaciones y vivencias a medida que cada día se nos iban planteando inquietudes e iban surgiendo nuevas propuestas, ideas y reflexiones. Una de ellas, por ejemplo, nos ha provocado mucha impotencia al tener que escribir un dictado con una serie de pautas un tanto extrañas (usando la mano que no tenemos entrenada para la escritura, de pie, sin gafas quien las usa…) lo cual nos ha servido de gran ayuda para entender que nadie desea nunca hacer las cosas mal por gusto, sino simplemente porque no puede, bien por tener dificultades o no contar con la ayuda o recursos necesarios para hacerlo.

“Ponernos en la piel del otro” es algo que constantemente potenciamos, y en profundidad, por dos razones: una, porque nunca es demasiada la práctica de la empatía, pues nos damos cuenta un montón de veces que se nos escapan juicios y opiniones cuando, sin pensar, nos dejamos llevar sólo por lo que sentimos o creemos; y dos, porque es un excelente ejercicio de humildad y agradecimiento el hacernos conscientes de lo afortunados que somos al descubrir todo lo que valemos por dentro y somos capaces de hacer por fuera.

Según fuimos analizando y compartiendo nuestras dificultades particulares, tuvimos cada vez más claro que nadie se libra de tenerlas, pero que lo que verdaderamente importa no son nuestros impedimentos a la hora de hacer o dejar de hacer cosas, sino cuánto ese obstáculo nos empuja a superarnos a nosotros mismos y a seguir adelante, luchando por lo que deseamos. Detectamos que muchos de esos límites o barreras están muchas veces tan sólo en nuestra mente y que confiando en uno mismo se pueden vencer y eliminar, pudiendo así alcanzar nuestros sueños con esfuerzo, entrenando suficiente, insistiendo y jamás rindiéndose.

Estas reflexiones nos llevaron a sacar muchas ideas en claro, como el valorarnos más a nosotras y nosotros mismos y a todos nuestros compañeros, a no darnos nunca por vencidos, a disfrutar de nuestro cuerpo, cuidarlo y quererlo, y por supuesto a respetarnos entre nosotros, porque somos, sin excepción, seres únicos y maravillosos.

ABRIENDO LAS PUERTAS DEL AULA (2ª PARTE: CORRESPONDENCIA POSTAL – SECCIÓN PRIMERA)

ABRIENDO LAS PUERTAS DEL AULA (2ª PARTE: CORRESPONDENCIA POSTAL – SECCIÓN PRIMERA)

¡Hola amigos! Ya estamos de nuevo por aquí con nuestros reporteros Chachidicharacheros y algo muy muy especial que os quieren relatar: la correspondencia postal o el Chachicarteo de la Tribu, otra actividad de apertura de puertas de su aula al mundo.

Tengo que aclarar, como profe que ha sido testigo de los hechos acontecidos, que lo que en principio no iba a ser más que una simple actividad de intercambio de cartas y postales, mensual o como mucho quincenal (interesante pero aún habitual entre muchas personas que se cartean de modo tradicional con sus familiares y amigos), resultó acabar siendo una adicción compulsiva que se nos ha escapado un pelín de las manos…

¡Sí! Este ya no podrá ser un minirreportaje como el anterior. Las circunstancias nos obligan a contároslo por episodios, porque hay anécdotas para parar un tren: desde sus orígenes, con un carteo ordinario con niños de Úbeda, hasta el último suceso que se dio la semana pasada, el cierre temporal del buzón que acabamos instalando en nuestra puerta de clase y que no se podrá reabrir hasta nuevo consenso de una mejora en la gestión de la mensajería de la Tribu (imaginad porqué). Bueno, ellos mismos os lo contarán, pero por ahora comienzan describiéndoos cómo surgió todo, con un emocionante intercambio de correo postal con un cole un poquito lejano…

ABRIENDO LAS PUERTAS DEL AULA (2ª PARTE: CORRESPONDENCIA POSTAL – SECCIÓN SEGUNDA)

ABRIENDO LAS PUERTAS DEL AULA (2ª PARTE: CORRESPONDENCIA POSTAL – SECCIÓN SEGUNDA)

¡Saludos a todos! Continuamos con nuestros reportajes sobre la apertura de puertas del aula, y concretamente sobre la actividad del correo postal, que en esta segunda sección se centra en las vivencias tan especiales que estamos teniendo con unas misteriosas cartas que comenzaron a aparecer en el suelo, enfrente de la puerta de clase, cada cual más sorprendente. De entre las primeras recibimos una muy entrañable de los niños perdidos de Nunca Jamás dirigida a la Tribu, otra de Peter Pan dirigida a Doña Natichachi, y otras que pedían nuestra ayuda y colaboración para diferentes misiones, como ayudar a buscar al príncipe de Cenicienta, o una de Sebastian y Ariel solicitando contacto y amistad, a las cuales comenzamos a responder muy intrigados e ilusionados.

Como este asunto comenzó a entusiasmarnos demasiado, y la cantidad de cartas cada día iba en aumento, decidimos hacer más operativo el intercambio de comunicados a través de un pequeño buzón al lado de la puerta, lo cual desencadenó una saturación diaria de correo, pero tanto externo como interno, porque surgió lo que menos nos imaginábamos, y es que algunos miembros de la Tribu decidieron por iniciativa propia transformarse también en personajes fantásticos y totalmente anónimos que nos comenzaron a cartear contándonos sus hazañas, pero sobre todo planteándonos retos muy interesantes.

Hoy es el día que aún sigue siendo tan desmesurado el intercambio postal que hemos tenido que poner un calendario semanal y solicitar que en los sobres se especifique destinatario y remitente para evitar confusiones como la que ya hemos sufrido de creer que nos habían robado correo, cuando no había sido más que un malentendido entre participantes… Y aún consideramos que debamos limitarlo más, pues hemos colapsado la circulación de cartas y hay una larga lista de personajes que insisten en que aguardan sus respuestas ansiosos.

Pero mejor escuchemos cómo nos lo cuentan nuestros reporteros Chachidicharacheros…

https://youtu.be/QgQR8QQ4VPw

Pin It on Pinterest