Un viaje hacia el recuerdo.

Un viaje hacia el recuerdo.

Soy coordinadora de las Escuelas RETO de España y América Latina, escuelas que hemos incluido la educación emocional a nivel de centro, introduciendo actividades de respiración diarias, creando nuevos espacios para la relajación y la resolución de conflictos, dedicando un tiempo semanal a enseñar a nuestro alumnado a identificar y expresar sus sentimientos,…

Durante las semanas que ha durado el confinamiento he enviado a todas los centros pertenecientes al grupo RETO una plantilla con cuentos de educación emocional, meditaciones y actividades para realizar en familia. Las he llamado RETOFamilias porque eran momentos compartidos en familia, al mismo tiempo las he compartido en redes para que docentes y familias pudieran acceder a ellas, creo que el acompañamiento emocional de nuestro alumnado era una pieza clave en este período.

La última plantilla estaba dedicada a cuentos para hablar y trabajar el tema de la muerte con los niños y las niñas, he puesto el enlace por si necesitáis trabajar este tema con vuestro alumnado o vuestros hijos.

Para finalizar este trabajo conjunto de las Escuelas RETO durante la pandemia, propuse a los centros realizar un homenaje a las Víctimas por Covid-19. La actividad consisitía en que nuestro alumnado dibujara un barco y junto a su familia escribiera un mensaje dedicado a las víctimas y a sus familias. El barco lo podían pintar, construir,…el resultado fue maravilloso.

A continuación comparto algunos de los cientos de barcos que realizaron y un vídeo en el que he intentado que ha aparezca al menos un barco de cada escuela RETO.

Aquí tenéis el enlace para ver el Vídeo Homenaje de las Escuelas RETO a las Víctimas por Covid 19.

Para finalizar quiero compartir tres poemas maravillosos dedicados a todas esas estrellas que ahora brillan en el cielo y que nunca olvidaremos, porque ese será nuestro Homenaje no OLVIDARLAS nunca.

Juntos en la distancia

Juntos en la distancia

Este año la despedida de mi alumnado de sexto de primaria será diferente pero muy especial.Creo que el confinamiento nos ha dado la oportunidad de valorar más lo que tenemos, ser más solidarios y descubrir la importancia de ser un equipo como sociedad, como clase, como escuela,…deseo que este aprendizaje se mantenga y seamos mejores personas.

Me gustaría compartir con vosotros y vosotras las actividades que he planificado para la última semana de clase, espero que os gusten y os ayuden a coger ideas para vuestra despedida de curso.

Lunes 15 de junio de 2020. Momentos felices.

Cada alumno/a ha estado pensando en el momento más feliz de este curso, luego lo ha explicado en una hoja y lo ha acompañado de un dibujo o de una foto.

Mi escuela pertenece a la red de Escuelas RETO y desde tercero a sexto de primaria realizamos todos los viernes el diario de los momentos felices. Escribimos la fecha y el momento más feliz de esa semana en el colegio. Por este motivo la actividad tenía que formar parte de nuestra despedida.

Martes 16 de junio de 2020. El árbol de las cosas positivas.

Hemos dibujado en una cartulina A-3 un precioso árbol con hojas de diferentes formas y tamaños.

Dentro de cada hoja hemos escrito las cosas positivas de este período de confinamiento: jugar en familia, valorar más todo lo que tengo, desarrollar mi paciencia, conocer a mis vecinos, ser más solidario,…

El martes presentaremos todos nuestros árboles y leeremos los mensajes que hemos escrito en las hojas.

Miércoles 17 de junio de 2020. Entrega de los diplomas a los mediadores y las mediadoras de sexto de primaria.

Los dos primeros trimestres su labor ha sido maravillosa, han gestionado a la perfección la resolución de conflictos en el patio. Han colaborado con sus propuestas a mejorar la formación de mediadores y mediadoras de la Paz.

Y sobre todo han hecho del Banco de la Paz un espacio de diálogo y comprensión. Por todo ello les vamos a entregar un diploma y felicitarlos por su excelente trabajo.

Jueves 18 de junio de 2020. Fiesta de despedida

Diseño de camisetas y Avatares.

A un alumno de mi clase , Jesús Panadero Luján, se le ocurrió la idea de que nos pintáramos una camiseta para nuestra fiesta de despedida, nos envío un vídeo a todos para que aprendiéramos a pintar camisetas y durante estos días las estamos realizando. Los diseños son espectaculares.

Nos lo hemos pasado muy bien presentando nuestros Avatares durante la semana, hoy formarán parte de nuestro vídeo de despedida, ahora son unos cracks con los ordenadores.

Y ya lo tenemos todo preparado para nuestra fiesta de despedida,junto a sus familias compartiremos esta emocionante reunión.

Nos pondremos nuestras espectaculares camisetas y juntos pero en la distancia compartiremos una maravillosa tarde de anécdotas, recuerdos, actuaciones,…

En primer lugar cada alumno y alumna leerá una carta explicando su paso por el CEIP Doctor Barcia Goyanes: experiencias, aprendizajes, momentos más divertidos, anécdotas,…

A continuación realizarán las actuaciones individuales que han preparado, tenemos de todo: monólogos, poemas, bailes, actuaciones con violín, ukelele y flauta,…

Y para finalizar compartiré el vídeo que he preparado con las fotos y los momentos más especiales de este curso, y se lo enviaré a todos para que nunca se olviden de su paso por el Barcia Goyanes.

EL DUELO CON NIÑOS EN TIEMPO DE COVID-19

EL DUELO CON NIÑOS EN TIEMPO DE COVID-19

En este momento que nos ha tocado vivir, muchas de nuestras costumbres y rituales se han visto obligados a cambiar. Nuestra tradicional forma de acompañar a las personas que han fallecido y a sus allegados, se ve completamente trasformado por la situación social de confinamiento a la que estamos sometidos. En este sentido, el duelo con niños en tiempos de COVID-19, también se ha modificado.

Se nos ha recomendado que los niños y los ancianos eviten convivir, en la medida de lo posible. También la enfermedad parece estarse haciendo más mortal en personas de cierta edad. Esto está provocando que muchos niños pierdan a los abuelos, amén de otras figuras familiares, sin poder despedirse. Dada las actuales circunstancias, será altamente probable que no se pueda realizar una ceremonia de despedida como a las que hemos estado acostumbrados. Estas ceremonias están hechas para realizar una acción de cierre simbólica en nuestra mente y entender que la persona ya no va a estar más. En el caso actual será muy importante crear alguna pequeña ceremonia alegórica con los miembros de la familia que estén en el domicilio e incluso, para sentirse más acompañados, hacer una vídeo-convocatoria a dicha ceremonia a familiares y amigos que consideremos pertinente y posible. El duelo es un proceso en el que tenemos que reacomodar nuestros sentimientos, pensamientos, emociones, reacciones y acciones ante la pérdida de personas cercanas.

Todo ser humano debe pasar por un periodo de adaptación ante la pérdida. En la mayoría de los casos se cursa desde la emoción de la tristeza, que nos ayuda a entrar en nosotros mismos, para hacer esos reajustes que contemplarán los cambios que producirá en nuestro esquema vital y en nuestro universo emocional, la perdida.

Se acompaña con un cierto nivel de ensimismamiento o introspección, una cierta desconexión con el exterior para digerir un esquema de readaptación al mundo, incluyendo esa pérdida. En dicho periodo lo más adecuado desde el exterior, es el acompañamiento, permitiendo que la persona, en este caso el/la niñ@ pueda mostrar sus emociones y sentimientos a fin de que no se bloqueen y puedan llegar a constituir un duelo complicado. Al principio de comunicarles la noticia existe la posibilidad de que el cerebro entre en un estado de bloqueo que conlleve la negación del suceso. Muchas personas se relacionan mejor con el enfado que con la tristeza y puede aparecer, en forma de justificación el culpabilizar a otro o a uno mismo de la pérdida. También puede aparecer la frustración y que el o la niñ@ intenten desviarlo hacia otra personas u objetos. L@s niñ@s generalmente son más lábiles y tienden a distraerse jugando, pero eso no quiere decir que la emoción relacionada con la pérdida no esté presente.

¿Cómo debemos comunicar?

A l@s niñ@s es muy beneficioso no mentirles, pero siempre hay que hacer una narración adaptada a sus capacidades y edad. Son mucho más flexibles de lo que imaginamos, a veces por exceso de protección se trabaja desde fantasías o versiones edulcoradas que concluyen, más tarde, con una desconfianza hacia los adultos de referencia.

“No es conveniente el uso de eufemismos”

Es conveniente no emplear eufemismos que les llevan a confundir realidades como, por ejemplo: “se ha ido” “nos ha dejado”, todas estas acciones son reversibles y es preferible hablar del término: “se ha muerto”; aunque sean muy pequeños y pensemos que no lo van a entender. A base de mantener el término y la vivencia personal de que no regresan irán componiéndolo en su mente. En algunos casos podemos apoyarnos en situaciones que hayan ocurrido con los animales domésticos. Tampoco es necesario una constante referencia al hecho luctuoso ni explicaciones de muchos detalles. Es fundamental brindarle solamente la información que él o ella soliciten y, sobre todo, adaptado al lenguaje propio de su edad. Debemos explicarles que la muerte es un proceso natural que corresponde a la vida. También puede ser útil explicar que si nadie muriera no cabríamos todos en la tierra a la vez, que esto es un trayecto en que vamos tomando relevos, una generación sucede a otra, con la suerte de que a veces podemos convivir hasta cuatro generaciones de una familia al tiempo, para que los mayores puedan trasmitir conocimientos a los pequeños y que cuando estos crezcan lo harán con la siguiente generación.

Suele ser muy útil explicar, desde una visión genética, que las características de las anteriores generaciones están incorporadas en nuestro organismo y que, por ello, nos parecemos a nuestros padres y abuelos en carácter y en físico, que esa famosa frase: “has salido al abuelo Pedro” es una forma de que la vida de las personas se extienda de esta manera de una generación en otra. También resulta recomendable hablar de que en nuestra mente quedan viviendo en nosotros a través de la memoria y que los sueños pueden ser una ventana para volver a verlos o las fotos o los recuerdos. Es importante no hacer desaparecer el nombre ni las narraciones de las personas fallecidas durante las conversaciones familiares. Si los omitiéramos, el niño rápidamente entenderá que los muertos se convierten en innombrables y él se acomodará a ello a través de un proceso de represión que sabemos que es lo contrario a un acompañamiento, es dejar a la persona sola con sus pensamientos y añadiéndoles matices de tabú.

¿Cómo despedirnos?

Dada las actuales circunstancias, será altamente probable que no se pueda realizar una ceremonia de despedida. Estas están hechas para propiciar una acción de cierre simbólica en nuestra mente y entender que la persona ya no va a estar más. Está demostrado que los duelos sin cierre suelen propiciar duelos más complicados. Éste es el caso de los desaparecidos o los marineros que no son recuperados. La mente sigue incrédula a esa desaparición y puede desarrollar fantasías del tipo que han perdido la memoria y no pueden regresar y que en algún momento pueden recuperarla y regresar. Qué podemos hacer como ceremonia:

• Escribir algunas palabras sobre el fallecido/a y leerlas

• Soltar globos si se dispone de ellos

• Encender velas

• Quemar algún escrito después de leerlo, mostrando que las cosas
son efímeras o que pasan a otro estado.

• Crear una pequeña caja de recuerdos con fotografías u objetos personales que puedan servir de punto de focalización y que esté presente en sitio visible sobre todo en los primeros días…

Como hemos señalado lo importante es acompañar y legitimar la emoción que sienta el/la niñ@ y ayudarle a contactar con el dolor de su pérdida.


Artículo escrito por Alícia Torres Lirola.
(Pedagoga con Posgrado en Neuropsicología del Aprendizaje y las Emociones por la UCM)

Covid20: vida comunitaria

Covid20: vida comunitaria

Para mí, Covid20 es la abreviatura de vida comunitaria.

Nunca antes una sociedad, prácticamente entera, se ha visto obligada a romper sus costumbres de vida a tal velocidad. Hemos tenido que confinarnos y romper con un ritmo frenético. Nos habíamos acostumbrado a una triste soledad compartida que ha conseguido hacer mella en nuestra salud emocional y mental. No nos permitía estar en silencio con nosotros mismos porque se producía un eco atronador de vacío, ahora no tenemos otro remedio que redefinir nuestro espacio interior.

Habituados a llenar las horas con multitud de actividades y tareas, trasportándonos como “pollos descabezados” de un lugar a otro, nos hemos visto obligados a parar en seco, a estar con nosotros mismos o con los más allegados. No podemos evitarlo, nuestro cerebro comienza a reflexionar sobre múltiples temas.

Venimos de un modelo de vida individualista que no personalista y, de repente, redescubrimos que somos una gran red dependiente los unos de los otros para salir adelante. Estamos teniendo que poner en valor los conceptos de corresponsabilidad y de interdependencia. Volvemos a replantearnos la idea de familia y de convivencia.

Estábamos orgullosos de nuestros hallazgos tecnológicos para la comunicación y la docencia, que no deja de ser un oficio en el que le comunicamos a las nuevas generaciones el conocimiento que nuestra cultura y la de los que nos precedieron hemos ido atesorando para que la siguiente generación pueda subirse en ellos para ir más lejos, más alto y de mejor manera que los anteriores.

Nos hemos visto obligados a redefinir el valor de las redes ya que no estábamos preparados para introducir esas tecnologías en nuestra vida en toda su extensión. Parte de nosotros sí lo estaba, pero para que algo sea eficaz en estas circunstancias debe pertenecer a toda la sociedad. De nada sirve una red de comunicación si muchos miembros de ella están descolgados por motivos económicos o de conocimiento; esta forma de red siempre tendrá agujeros.

Esas tecnologías que habían sido demonizadas en la Escuela y por las que habíamos dejado deambular en soledad a nuestros nativos digitales, bajo simulacro de aceptarlas en forma de TICs (tecnologías de información y comunicación), que en muchos casos se limitaba a una excursión semanal a un aula cerrada con llave que solo se abría para ciertos menesteres, mientras nuestros alumnos se reían apretando su dispositivo personal en el bolsillo que, por supuesto la Escuela, las Autoridades comunitarias o nacionales, prohibían.

De repente la hecatombe, todos a casa y la Escuela tiembla, se contrae, se convulsiona y le cuesta recordar que una escuela no es un edificio sino una COMUNIDAD. Apenas comenzábamos a trabajar en los Institutos y Universidades en un concepto innovador, que no nuevo, APS (aprendizaje y servicio). Poner nuestros conocimientos al servicio de la comunidad y que ésta nos ayude a crecer como personas y como miembros de ella, a aprender y “aprehender” para crecer.

Para generar una enseñanza y una comunicación on-line, hace falta una plataforma potente que pueda alcanzar a todos sin colapsarse. Unos alumnos que posean los dispositivos y los conocimientos necesarios para manejarse, pero también unos docentes preparados para generar contenidos desde estos soportes y sean hábiles en su manejo y capaces de descolgarse de esa plataforma con su propia creatividad, para no paralizarla por exceso de uso.

Todos los días salimos a los balcones, en parte para agradecer a los colectivos que nos estaban cuidando, pero en parte para descubrir que en ellos había otros seres humanos, para reforzar nuestra sensación de formar parte de algo, el aislamiento es contrario a nuestra naturaleza mamífera, hemos sobrevivido históricamente porque hemos colaborado, porque hemos sido capaces de practicar la compasión, el altruismo y la empatía.

Todos los conceptos anteriores hacen referencia, no solo a nuestras facultades racionales y tecnológicas, sino que apuntan a las emocionales, esa es la dimensión menos atendida por la Escuela con mayúscula, en los últimos años. Al igual que nuestro vehículo natural de enseñanza-aprendizaje: “el juego” se deja de practicar demasiado pronto, aún a pesar de que sabemos que es uno de los vehículos más motivadores para aprender.

Socialmente hemos desarrollado una creencia limitante que dice que, al hacernos mayores, hemos de convertirnos en personas serias y dejar de jugar. Allí quedan atrapados multitud de Peter Panes que harían de nuestro mundo una sociedad más creativa y feliz. También quedan atrapadas personas que siguen jugando, eso sí, con culpabilidad a juegos de adultos, los juegos de la vergüenza y la adicción.

Creo que este virus ha venido a darnos un toque de atención para que reparemos en muchas cosas y las reparemos. Nunca olvidaré un letrero pintado en la pared de un politécnico que rezaba así: “aquí es donde venimos a que maten nuestros sueños” ¿Es esto en verdad la Escuela?
-yo me sigo negando ello, no consiguió matar los míos aunque de veras lo intentó y pienso que si no aprovecho todo lo que aprendí que no se debía hacer con un niño para que no vuelva a ocurrir, es que no soy digna de la palabra más hermosa para mí Maestr@.

ALICIA TORRES LIROLA

(Pedagoga con Posgrado en Neuropsicología del Aprendizaje y las Emociones por la UCM)

Recursos para trabajar en casa

Recursos para trabajar en casa

Llevamos cuatros días de confinamiento y las mamás y papás, junto con los profes, están haciendo malabares para que sus hijos sigan aprendiendo y avancen dentro de lo posible en el curso escolar.

Todos nos estamos volcando ante esta situación. Las redes están llenas de recursos gratuitos para ayudar en el trabajo de los profes, de las madres y padres.

Pues bien, para facilitar un poco las cosas os voy a dejar por un lado enlaces a páginas que nos pueden servir para encontrar actividades, manualidades, etc…

Pero también os voy a aportar mi granito de arena, mis propias actividades para hacer en casa.  ¿Estamos listos?

RECURSOS EN LAS REDES

Cada vez hay más y más webs que ofrecen recursos educativos, además de maestros/as que ofrecen sus materiales de manera gratuita, así como mamás creativas que comparten con mucho cariño actividades y manualidades para hacer en casa.

Aquí os dejo mi selección entre todas ellas:

1.Orientación Andújar: web de recursos educativos accesibles y gratuitos. En esta web podréis encontrar múltiples actividades, organizadas por áreas.

2. Actiludis: en esta web encontraréis múltiples recursos descargables. Especial mención a los materiales de matemáticas, de ABN.

3. Mundo Primaria: web con multitud de actividades y juegos online, organizados por cursos y áreas.

4. Thinksforkids: Instagram del maestro Raúl Bermejo, lleno de ideas creativas para poder realizar con los niños.

5. Entre nubes especiales: Instagram de una maestra de Pt con ideas creativas, recomendaciones de libros y juegos. Algunos materiales se pueden elaborar en casa.

6. School en casa: Instagram de una mamá que educa desde casa, con ideas de cómo va trabajando las distintas asignaturas.

6. Primero de Carlos: recopilación de blogs desde primero a sexto de pirmaria con materiales descargables.

7. La calesa: esta editorial lanza materiales gratuitos durante este aislamiento. Está organizado por cursos. Gracias.

MIS ACTIVIDADES

Mi granito de arena no va encaminado a dejaros fichas, ni materiales, tendréis de sobra y debidamente organizados por parte de los profesores que diariamente están pendiente de sus alumnos.

MI granito de arena son unas recomendaciones:

— Además de mantener una rutina y tener un horario flexible, es el momento de dar responsabilidades dentro de casa, hacerlos partícipes de las tareas de hogar. Pueden ayudar en la cocina, leer recetas y llevarlas a cabo, ayudar a limpiar y mantener su cuarto ordenado. Así siguen instrucciones orales (los más pequeños) y aprenden que la casa es de todos.

– Juguemos, juguemos juntos, a juegos de mesa y a juegos de toda la vida. Juguemos a adivinar películas, a imitarnos unos a otros, a qué tengo en el coco, al teléfono escacharrado… jugar educa, jugar enseña.

– Hagamos deporte y actividad física: podemos bailar, hacer yoga, rutinas de ejercicios sencillos… los niños necesitan moverse y en casa, también pueden hacerlo.

– La casa puede ser un espacio divertido: hagamos búsquedas de tesoros, juguemos al escondite…

– Dejemos volar la creatividad: pintar, dibujar, crear cuentos en familia, hacer un teatro, hacer manualidades con material reciclado, escribamos un cómic…

– Veamos cine en familia: podemos hacer sesiones de cine una o dos veces en semana, con su respectivo debate, sobre si nos ha gustado o no la película.

– Creemos un rincón de lectura y un momento del día para leer.

– Y por último: expresar cómo nos sentimos; dotemos a nuestros niños de herramientas para expresar como se sienten ante esta situación. Podemos hacer además pequeñas sesiones de relajación. Buscar momentos de tranquilidad, usando diferentes materiales como los tarros de la calma, materiales sensoriales, o incluso sesiones guiadas de relajación para niños.

Espero que os sirvan estas ideas para llevar mejor estos días.

Cuentos e Igualdad

Cuentos e Igualdad

Érase una vez… 

La mayoría de los cuentos comienzan igual, “érase una vez…”, “en un tiempo lejano…”, “había una vez…,” y todos recordamos los cuentos que tradicionalmente  nos han contado con tanto amor nuestras madres/padres, nuestras abuelas/abuelos o nuestras maestras/maestros, o que hemos leído cuando nos iniciábamos en la lectura.

Todos recordamos Caperucita Roja, La Bella Durmiente o El Patito Feo y todos recordamos los personajes de los cuentos tradicionales. 

Ahora, ya de mayores, tenemos claro que los cuentos nos marcan, nos enseñan y nos educan. Tienen poder de captar atención, de hacernos volar a otros mundos y sobre todo de inculcarnos valores y enseñanzas.

Los cuentos tradicionales se escribieron en otras épocas, dónde el rol de la mujer y del hombre eran totalmente distintos a los actuales, por lo que se enseñaba en esos cuentos era correcto para la época. ¿Qué se esperaba? pues que la mujer buscara al “príncipe azul”, el amor romántico, que la mujer se comportara de una manera determinada y que el hombre fuera valiente.

Desde una perspectiva de género, si nos paramos a analizarlos, muchos de los cuentos tradicionales hablan de mujeres sumisas o mujeres “malas” (la madrastra, la bruja…) y los hombres son príncipes, salvadores, que nos rescatan. En definitiva se pueden considerar sexistas.

Con todo esto no quiero decir que nuestras niñas y niños dejen de leer esos cuentos tradicionales, pero si lo hacen buscar siempre la enseñanza positiva (que siempre hay). Depende del adulto que esa enseñanza se haga de forma responsable porque los cuentos, como he dicho educan, y esos cuentos tradicionales tienen valores que no hay que dejar de trabajar.

¿Cómo podemos leer o trabajar esos cuentos para que eduquen en igualdad?

    1. Podemos leer el cuento y después escribirlo cambiando el rol de los personajes.

    2. Podemos representarlo cambiando los roles.

    3. Podemos escribir un final alternativo.

    4. Con los más mayores, podemos analizar los personajes y atribuirles nuevas características.

    5. Podemos buscar y analizar las enseñanzas positivas.

    6. Imaginar nuevas situaciones dónde los personajes tengan que resolver el problema en equipo.

Por otro lado hay muchísimos cuentos y libros que educan en igualdad, que están escritos desde la perspectiva actual, donde se pretende inculcar respeto, que todas las niñas y niños, en definitiva son iguales.

Dónde la princesa puede ser valiente, el lobo miedoso, la madrastra buena y el príncipe sensible.

No voy ha hacer un listado de éstos cuentos o libros ya que hay infinidad de páginas webs y blogs dónde se encuentran repositorios de éstos maravillosos libros.

Os voy a nombrar un libro, porque ha marcado las noches de mi hija:                                                    Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes 1 y 2. Autora: Elena Favilli, edad: 7 a 12 años. 

Y, ¿por qué ha marcado a mi hija? porque ha descubierto, palabras textuales de ella, “que hay y ha habido a lo largo de la historia un montón de mujeres que demostraron que sí podían, que sí pueden ser lo que quieran. Porque todos, hombres y mujeres podemos ser lo que queramos”.

Para ver más libros de este tipo os dejo unos enlaces, dónde podéis ver los cuentos y edades recomendadas:

Sapos y princesas: Cuentos para la Igualdad

Sapos y princesas: 10 libros para educar en igualdad

Familias en ruta: 15 cuentos de princesas valientes y príncipes sensibles para educar en igualdad

Ser padres: cuentos para educar en feminismo y vivir en igualdad

Es nuestra obligación como maestras y maestros, es nuestra obligación como personas educar a nuestras alumnas y alumnos, a nuestras hijas e hijos en Igualdad y construir entre todos una sociedad más justa.

Pin It on Pinterest