Visibilidad LGTBI en las aulas

Visibilidad LGTBI en las aulas

Hoy hablamos de visibilidad LGTBI en las aulas

No sé si alguna vez has pensado cómo dar visibilidad al colectivo LGTBI en las aulas, si ya lo haces o tienes pensado hacerlo. En este post voy a intentar ayudaros y daros motivos para hacerlo. Para las familias LGTBI es una necesidad para garantizar la plena inclusión de nuestros hijos, hijas e hijes en la sociedad en la que vivimos. Y, para empezar, es clave saber que significan las siglas LGTBI (Lesbianas, Gays, Trans, Bisexuales e Intersexuales).

Es responsabilidad de todos frenar el acoso LGTBIfóbico

La ONU promulgó en 1989 que los estados tomarán las medidas para encaminar la educación de los/as/es menores a “desarrollar la personalidad, las aptitudes, y la capacidad mental y física del niño hasta el máximo de sus posibilidades e inculcar al niño el respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales”. Por eso la escuela tiene que incluir entre sus contenidos curriculares la educación afectivo-sexual. Hay un marco legal que lo avala y es responsabilidad de todos frenar el acoso escolar LGTBIfóbico aunque no formemos parte del colectivo. La mayoría de las veces este tipo de acoso se da por desconocimiento. Los estereotipos y prejuicios con respecto al colectivo LGTBI están muy marcados en nuestra sociedad. Estigmatizan a las personas que pertenecen a él por salirse de la norma. Las reivindicaciones de las familias LGTBI no van mucho más allá del reconocimiento de los mismos derechos que el resto de familias.

Por la visibilidad LGTBI en las aulas

Observatorio contra la LGTBIfóbia

El mayor número de delitos de odio LGTBIfóbico se da entre iguales dentro del entorno escolar. Es muy preocupante el número personas que, por este motivo, se plantean o intentan el suicidio, en algunos casos llegando a conseguir su objetivo. En el Informe anual del Observatorio contra la LGTBIfóbia se refleja que solo en la CAM se registra un delito LGTBIfóbico al día.

Somos comunidad educativa. En la familia es donde se aprenden y practican los valores que constituyen la base para el desarrollo y el progreso de la ciudadanía. Valores como el respeto, la solidaridad, igualdad, honestidad y sensibilidad social. En la escuela, el profesorado, a parte de la labor meramente docente, debe dar un paso más. Fomentar su parte más educativa, como agentes sociales. Incluyendo en las aulas contenidos extra curriculares como libros, documentales y películas, sobre distintos temas presentes en la sociedad y que por uno u otro motivo se deben visibiliza.

Lo que no se ve o no se nombra, no existe.

Como digo siempre lo que no se ve o no se nombra, no existe. Si durante los primeros años de la infancia nos preocupamos por dar esa visibilidad dentro de las aulas, cuando este alumnado llegue a la adolescencia respetará y apoyará a sus compañeres LGTBI. Dejará de convertirlos en objeto de burla ya que tendrán interiorizado que las personas LGTBI forman parte del mundo diverso en el que vivimos. Para avanzar en la sociedad es necesario educar en diversidad. Mostrar referentes para que el alumnado sepa que ni todas las personas son cis (persona que se identifica con el género que le asignaron al nacer) ni hay una sola orientación sexual (hetero, gay, lesbiana, bisexual…). Aunque yo no soy muy de poner etiquetas, a veces, son necesarias para poder identificarse. Para saber que no eres la única persona del mundo que es así y que no hay nada malo en ello.

Ley contra la LGTBIfobia

Las personas LGTBI y la diversidad familiar entran dentro de la diversidad que nos podemos encontrar en el aula. Al igual que intentamos prepararnos por si tenemos alumnado con TEA, con déficit de atención o dislexia, ¿por qué no estar preparados por si se da el caso de tener un alumno, alumna o alumne LGTBI? Aunque en la mayoría de los casos no suele necesitar de ningún trato especial, sí sería bueno saber que, en la Comunidad de Madrid, por ejemplo, hay aprobada una ley contra la LGTBIfobia que protege sus derechos y que es de obligado cumplimiento. Como os contaba en mi anterior post las personas trans sí precisan de algunos cambios, siempre siguiendo el deseo de la persona en cuestión, para favorecer su tránsito social. En la guía para personas que acompañan a personas trans en sus procesos vitales, recientemente publicada por, Fundación Triángulo podéis encontrar todo lo que necesitáis saber para hacer un buen acompañamiento.

FOTO DEL PROYECTO
hiddenflag.png
DE FELGTB

¿Qué puedo hacer para visibilizar la diversidad LGTBI en el aula?

En la mayoría de las Comunidades Autónomas hay colectivos que llevan a cabo talleres en los centros escolares. Los talleres de diversidad afectivo-sexual e identidad de género además de prevenir el acoso LGTBIfóbico fomentan la igualdad. También sirven para proteger a la infancia y la adolescencia frente al odio y evitar que el desconocimiento se convierta en LGTBIfóbia. Los talleres, como los impartidos por el grupo de educación de COGAM, van dirigidos a toda la comunidad escolar, alumnado de primaria y secundaria, profesorado, equipo directivo y padres/madres. En cada uno de los talleres hay contenidos diferentes según a quien vaya dirigido. En las páginas de las distintas asociaciones hay muchos recursos educativos como guías, listados de películas, documentales y libros que puedes usar en el aula.

Taller de diversidad afectivo-sexual (imagenes cedidas por Ana Silva del grupo de educación COGAM)

Un espacio en las bibliotecas escolares


A parte de los talleres podemos incluir en nuestras aulas y centros escolares una biblioteca diversa con libros y cuentos de todas las diversidades que se nos ocurran. También hay muchas librerías especializadas, una de las más completas es Olacacia, la libreria de la tolerancia. Cada día son más las editoriales que dedican un espacio a la literatura LGTBI y de diversidad familiar. Adaptados a todas las edades puedes encontrar multitud de cuentos y novelas juveniles que incluso grandes editoriales como Santillana incluye en su plan lector, para mayores de 12 años. Un ejemplo son los libros del autor Nando López que además hace encuentros literarios con sus lectores. En la colección Mevés de la editorial Babidi-Bú podrás encontrar libros y cuentos para los más peques.

Estamos en red

En las RRSS hay un montón de cuentas educativas donde podéis encontrar un montón de información y recursos para trabajar en el aula, os dejo por aquí mis favoritas.

Espero que toda esta información os sea útil y os atreváis a ir incluyendo más cosas sobre diversidad LGTBI en vuestras aulas para que nuestro alumnado pueda ver que hay un mundo diverso donde no todo es blanco o negro sino que hay un maravilloso arcoíris esperando a ser descubierto.

Diversidad Familiar en las aulas.

Diversidad Familiar en las aulas.

¿Existe un día para reconocer el papel de las familias en la sociedad? Pero, ¿qué es una familia? ¿De qué hablamos cuando decimos “Diversidad Familiar”? ¿Cómo podemos abordar este tema en las aulas?

Desde que en 1993 la Asamblea General de las Naciones Unidas lo proclamara en su resolución 47/237, cada 15 de Mayo se celebra el Día Internacional de la Familia.

Este día pretende concienciar a la sociedad sobre el papel tan importante que juegan las familias en la educación de las personas en edad infantil. Además, y debido a la evolución y cambio social, también está sirviendo para visibilizar que como en cualquier ámbito de la vida, la diversidad también está presente en torno al concepto FAMILIA.

¿Qué dice la RAE?

Según la Real Academia de la Lengua Española, el concepto FAMILIA hace referencia a lo siguiente:

“Grupo de personas emparentadas entre sí que viven juntas”

Diccionario de la Lengua Española.

Se trata de una definición clara y concisa. En ningún momento se menciona que la unidad familiar deba estar constituida únicamente por una pareja formada por un hombre y una mujer.

Entonces, ¿Por qué estamos dejando fuera a nivel social a tantas otras unidades familiares? ¿Por qué no hay una mayor visibilidad de otro tipo de unidades en los libros de texto? ¿Por qué no se hace mayor hincapié en crear conciencia respecto a la Diversidad Familiar?

Aunque cada vez existe una mayor cantidad de materiales respecto a la Diversidad Familiar, principalmente en la literatura infantojuvenil, es de sobra conocido que como docentes debemos hacer un poquito más.

Para ayudarte en esta tarea, hemos creado dos juegos interactivos que nos ayuden a visibilizar diferentes modelos familiares y concienciar sobre la Diversidad Familiar en las aulas, y por supuesto ¡también en casa!

¿A qué vamos a jugar?

  • MEMORY DE LAS FAMILIAS: el primer juego que te presento es una adaptación del clásico juego de mesa “Memory”. En este juego, la persona deberá encontrar las diferentes parejas de familias, con dos niveles de dificultad.
  • RULETA DIBUJA – FAMILIAS: el segundo juego se ha puesto muy de moda en los últimos días en redes sociales, y no queríamos dejar pasar la oportunidad de aprender a elaborar este recurso y ofrecéroslo. Se trata de una ruleta repleta de personajes para que a través de un número determinado de tiradas, puedas dibujar diferentes familias.

Espero que estos dos recursos os ayuden a seguir trabajando la Diversidad Familiar. Para que no tengas ninguna duda de como utilizarlos, hemos creado este vídeo en nuestro canal de YouTube.

https://youtu.be/u0oXcDdNFTc

Además, y para terminar, queremos compartir contigo este webmix de Symbaloo que hemos creado: https://www.symbaloo.com/mix/diversidadfamiliar1

En él, podrás encontrar una recopilación de vídeo-cuentos relacionados con la Diversidad Familiar. ¡Puedes utilizarlos como quieras!… Visionado en grupo, charlas, debates, como apoyo visual para trabajar el tema en el aula, o simplemente como ocio inclusivo.

¡Disfruta, juega, aprende… pero sobre todo… RESPETA LA DIVERSIDAD!

ABP Aprendizaje Basado en Proyectos

ABP Aprendizaje Basado en Proyectos

La innovación en los centros es una realidad cotidiana, a la cual los docentes nos estamos habituando, ya que trabajamos con un “producto” cambiante como es nuestro alumnado. Millones de preguntas y definiciones pueden surgir con este término, innovar y sin embargo se nos olvida algo muy sencillo y concreto: innovar en educación podría considerarse que es hacer algo nuevo que antes no se hacía y da un mejor resultado que lo anteriormente ejecutado, manteniendo lo positivo de lo último.

 De este modo, innovar en cada centro educativo puede tener una connotación distinta, lo que en un colegio puede resultar novedoso y eficaz, en otro puede ser aburrido o inservible. Por lo tanto, desechamos la idea que innovar es incluir una “app” o un ordenador por alumno, sería más bien la metodología llevada a cabo. Y es en este punto donde vamos a incidir, el modo de enfocar el proceso de enseñanza-aprendizaje es la clave.

Una de las maneras de vivir la educación que actualmente tiene éxito en aulas de diferentes países es el “ABP”, aprendizaje basado en proyectos ¿Pero qué entendemos por ABP? Una definición podría ser la siguiente: metodología activa, donde el alumnado adquiere protagonismo, trabajando diferentes destrezas enfocadas a un producto final con investigación y cooperativo. Siendo lo importante no el resultado o evidencia, sino el procedimiento llevado a cabo para conseguirla.

¿Cuándo NO trabajo ABP?

  • Cuando hago un trabajo en grupo aislado y sin conexiones.
  • Cuando enfoco el proyecto a un portfolio teórico que no genera conocimiento.
  • Cuando voy improvisando todo según el día sin hilos conductores.

¿Cuándo SI trabajo ABP?

  • Cuando mis alumnos tienen roles dentro del trabajo cooperativo.
  • Cuando el tópico generativo es ya un contenido motivador.
  • Cuando el alumno investiga y se documenta y realiza metacognición.

Aunque trabajar por proyectos suele estar cada vez más aceptado, frecuentemente nos encontramos con la dificultad de que quizás es una metodología ambigua y no tan precisa como otras, pero es ahí donde reside la grandeza de trabajar con ABP, la posibilidad de adaptar la situación a tu propio centro, su contexto social y tu aula, siguiendo unas pequeñas pautas.

A continuación os proponemos unas fases para llevar a cabo el proceso.

1 Elección del tópico generativo. Ya solo con este punto, se podría realizar otro artículo aparte para tratarlo, ya que no existe un único modo, puede estar inducido en parte por el docente, salir motivado por el grupo-clase, ser una sugerencia externa, nacer de un día temático.

2 Qué saben y qué quieren saber. Cuestión fundamental es construir bien la base desde la realidad de lo ya sabido y enfocarnos hacia lo que desean saber, sus propios intereses y preguntas, la curiosidad es infinita y debemos trabajarla.

3 Documentación e investigación del proyecto. Piedra angular sin lugar a dudas y que también daría para realizar otro artículo. Modos para documentar un proyecto: rutinas de pensamiento, técnicas cooperativas, visita del experto, libro viajero, grupos interactivos…

4 Rincón del proyecto y portfolio. Aunque se va generando material desde el principio del proceso, es conveniente también marcar tiempo para recoger, ordenar y exponer todo lo trabajado, que no suele ser poco.

5 Evaluación. Un punto que suele obsesionar a la comunidad educativa por el miedo a creer que no se cubrirán los estándares u objetivos y desde luego, afirmamos que es todo lo contrario. Además, también se puede utilizar un control escrito como evaluación, incluyendo otros recursos como una diana o una rúbrica.

6 Exposición y Fiesta del aprendizaje. Los alumnos adoran entender que lo que crean es práctico, sirve y es digno de mostrar ¿Y si invitamos a las familias a entrar al aula y vean qué hemos hecho? Es el broche final para un aprendizaje significativo.

Y como una imagen vale más que mil palabras, nos despedimos con un enlace de un vídeo real que evidencia el proceso de un ABP. Os invitamos de todo corazón a lanzarse y experimentar con cautela, los alumnos lo agradecen y crecen como estudiantes y como personas.

https://www.youtube.com/watch?v=ImRi205vF7E

Seguimos intentándolo… ¡Por una infancia digna!

Seguimos intentándolo… ¡Por una infancia digna!

Ayer por la noche en una publicación por RRSS una mamá de dos peques (una de 3 añitos y otro de 6) se lamentaba por las aberraciones que nuestro sistema educativo sigue promoviendo, en este caso en materia de evaluación, y reclamaba la urgente transformación que nuestra sociedad demanda en la inaplazable nueva mirada adulta que le debemos a la infancia, siendo nosotros, tanto familias como docentes, los que nos adaptemos a ellos, no a la inversa, ofreciéndoles de una vez por todas, la dignidad que les estamos robando y vulnerando.

Esta triste demanda hizo que me decidiese a publicar y compartir esta carta que precisamente también ayer, pero de mañana, les entregaba a cada una de las familias de mi nuevo alumnado de este curso, junto a las “notas” del primer trimestre, con la única esperanza de que esta misma lucha que llevo manteniendo desde hace años se siga propagando. Porque, sin margen a ninguna duda, el cambio está en nosotros, sin pretextos, sin excusas y sin esperas. Sólo en nosotros.

¡Hola, de nuevo! Hace poco más de tres meses que me presentaba ante ti a través de una carta como esta para anunciarte que comenzaríamos una importante aventura junt@s. El primer tramito de dicha trayectoria acaba de concluir. Ya no sólo nos conocemos en persona sino que hemos compartido algo de cada un@ de nosotr@s por un interés común que es tu hij@, mi alumn@. (Qué frío me suena cuando lo digo, porque siento que mis peques son bastante más que “alumn@s” mientras están bajo mi cuidado y responsabilidad formando parte de mi vida).

¿Qué voy a contarte entonces ahora que tú aún no sepas? Pues algo muy importante para mí que igual, aún sabiéndolo, desconoces la enorme trascendencia que puede llegar a tener para la vida presente y futura de tu hij@. Se trata de las “notas” que por primera vez en su escolaridad va a recibir y cuánta importancia tendrán esos números para él/ella, lo cual depende de ti y de mí (e inevitablemente también de los entornos sociales en los que se mueva, aunque en menor medida).

Ahora decirte que durante estos tres meses que he conocido a tu hij@ también lo he(mos) ido evaluando (pues no existe ningún proceso de enseñanza-aprendizaje del que se pueda desvincular su propia evaluación, por ir implícita), y que mi parte la hice como te dije que la haría, de manera constante, global y significativa para ell@s, lo que significa que a medida que tu niñ@ fue aprendiendo destrezas, valores y conocimientos, fue demostrando(se) al mismo tiempo aquello que iba integrando en su persona. También, cómo te anticipé, los errores no sólo fueron aceptados como parte del camino, sino que fueron el mejor referente para indicarnos por dónde debíamos caminar, acertando y mejorando cada vez más, y no permitiendo que surgiesen o se mantuviesen el miedo, el rechazo o la vergüenza al equívoco cuando se han dado.

Con todo, llegado a este punto y finalizado el trimestre, debemos ENFRENTARNOS (nosotr@s, no ell@s) a sus primeras calificaciones numéricas de la etapa de Educación Primaria, pues así lo exige el sistema educativo actual.

Mi deber, sin embargo, es informarte que la necesidad de sanearlo y transformarlo, ya tan defendida y respaldada por el amplio sector de expertos y entendidos que lo corroboran, junto a los altos niveles de fracaso (y yo añado, infelicidad) que arrastra, asegura que estas mediciones y aspectos del aprendizaje que cuantificamos siguen centrándose casi por completo en la parte más intelectual y cognitiva de la persona, olvidando o relegando las inteligencias inter e intrapersonales junto a la emocional a un último plano, por ser las más difíciles (yo digo imposibles) de numerar.

Dejo el debate abierto para invitarte a reflexionar y tomar acción al respecto. Sabiendo que el germen y base de una sociedad reside en su Educación y el sistema que la sostiene, ¿Queremos seguir perpetuando la carencia y precariedad de los aspectos más valiosos para la persona y para la sociedad desde la Escuela? ¿Deseamos fomentar esta competitividad, tan arraigada en nuestra cultura, ya desde los 6 años? ¿Pueden unos cuantos números resumir todo lo que tu hij@ ha aprendido y logrado en un trimestre? ¿Respetan el ritmo natural de la infancia, sus tiempos y necesidades sin prisas? ¿Esos números suponen una reflexión sobre sus procesos? O, lo más importante, que en eso radica la evaluación, ¿Sirven para que tu hij@ sienta y entienda su propio proceso de aprendizaje, le ayude a conocerse a sí mism@ y a retroalimentarse para su superación personal?

El sistema de “notas” hasta ahora impuesto, con este boletín oficial que te entrego, comienza ya a producir su efecto, por leve que pueda parecer, desde 1º. Yo, por mi parte, como eslabón inserto en el sistema, actúo como mejor considero y puedo, por eso lo acompaño de otro boletín personalizado, para mí de mayor valor.

Como ya te anticipé que sucedería, durante estos meses no hubo cabida para los ancestrales exámenes o pruebas escritas, incoherentes con estas edades, ni con los resultados en formato “nota” que nunca son ni serán mi meta (y cuento con que tampoco la suya, ni la tuya).

Te podrás preguntar, entonces: ¿Cuál fue el baremo que has utilizado para valorar su aprendizaje? Pues muy sencillo, su propio progreso personal realizado, el esfuerzo y la superación personal que ha ido demostrando(se), y traspasando desde el punto PERSONAL del que partió hasta el punto de llegada en el que está POR AHORA, y que nunca será el definitivo mientras siga aprendiendo, es decir, mientras esté viv@.

En este recorrido la ley contempla sus avances adquiridos por competencias, aunque en el boletín te las muestre por áreas fragmentadas (otra incongruencia más), de ahí que mi labor evaluadora haya sido observar, recoger y registrar con mis instrumentos de evaluación (recogidos en la programación) todo el proceso de aprendizaje vivido en este período de tiempo que, insisto para que nunca se pierda de vista, es INTEGRAL, dándose en múltiples facetas y habilidades simultáneamente. Pero al final, esta valoración sí que he tenido que traducirla a números ciñéndome a la ley y como tengo que especificar en mi programación anual de aula.

Decirte a mayores que este baremo no tendría sentido si no lo completase con la autovaloración de mi propia habilidad y conocimientos cómo guía, acompañante, observadora… (llámalo como quieras). De no hacerlo, el camino se vería interrumpido, pues de nada sirve evaluar el proceso de quien aprende sin completarlo con el de quien enseña, y en todas sus variables, esto es: herramientas y recursos bien adaptados a la persona en concreto, conductas y enfoques que calen en su particular esencia, vías de comunicación que lleguen a su interior o los tipos de inteligencias atendidas para poder ser mejor entendida.

Sobra decir que si ell@s “aprueban” implica que yo “he aprobadoen mi misión, al igual que si ell@s “suspenden”, la que suspende, din duda, también soy yo, pues sus dificultades para adquirir los mínimos exigibles en el curso en el que están son las condiciones u obstáculos que he de saber eliminar para que los alcancen, posibilitando el proceso y facilitándoles el camino (y jamás complicándoselo, pues no es esa mi labor docente).

En este punto, y para tu tranquilidad, siempre querré que conozcas de primera mano cuáles son los criterios de evaluación establecidos por ley para en cada disciplina, junto a las concreciones de estos (los llamados “estándares de aprendizaje”) que he empleado en cada bloque de contenidos del currículo, pero también, y sobre todo, esos aspectos, rasgos, particularidades, capacidades, virtudes, talentos… que nos va mostrando tu hij@ y que, aún siendo los que la Educación escolar debería poner en alza, no vienen preconfigurados para calificar ni mostrar en un boletín oficial de notas. Son esos los que yo aporto a mayores con el boletín personalizado que acompaña al del cole, y al que más relevancia doy, pensando sobre todo en el efecto de retroalimentación que tendrá en tu hij@ en estos momentos de su desarrollo global.

Si recuerdas, en mi primera carta te dije que me guiaría sobre todo por el sentido común, el corazón, la coherencia y el absoluto respeto a su persona, proporcionándole lo que esté a mi alcance para que aprenda disfrutando. Pues esto mismo es lo que he intentado hacer en este primer trimestre y dejar plasmado en ambos boletines.

Como siempre, espero que me sigas acompañando en esta travesía y sabes que estoy siempre a tu disposición.

Que pases unas muy felices vacaciones junto a tu hij@.

La maestra de 1º.

Como véis tienen mucho que aguantarme. Aprovecho ya para hacer público también el orgullo de familias que tengo, y lo muy agradecida que les estoy por el apoyo que me están brindando en tan sólo tres meses que nos conocemos, tan valioso para que mi camino en esta lucha educativa y social sea más llevadera. Desde aquí, infinitas gracias, familias.

Comparto aquí también el modelo de mis boletines personalizados (en este caso para mis alumnas, diferente al de alumnos, y con formato de folleto en tamaño cuartilla), por si a alguien le interesara verlo. Es una versión personal de las muchas “otras notas” que tantos docentes ya diseñan hoy en día y que partieron en su momento de la maravillosa idea de nuestro querido compañero @Profe_RamonRG. Infinitas gracias a ti también, Ramón, y a cada uno de los que no nos rendimos.

Las verdaderas notas

#Sigamos porque #otraeducaciónesposible.

Diversidad de genero. Todo lo que debes saber sobre las personas trans*

Diversidad de genero. Todo lo que debes saber sobre las personas trans*

Según dicen por ahí ser Trans* está de moda y nada más lejos de la realidad, lo que ocurre realmente es que se está empezando a dar visibilidad a esta realidad que está presente en todos los ámbitos de la sociedad y por supuesto, en el que nos influye a nosotros, la escuela. Lo que no se ve no existe por eso el propósito de esta entrada es dar algo de luz a esta diversidad en la que no solemos pensar a la hora de hablar de diversidad en las aulas. 

Para poder entender a las personas trans* vamos a ver una serie de conceptos que nos van a ayudar a saber un poco mejor de qué hablamos. 

                                            

El género es definido como una categoría construida socialmente de acuerdo con la representación que se hace de lo femenino y lo masculino. Hace referencia a los roles, comportamientos y expresiones construidas para las identidades de hombres y mujeres e influye en la forma en que las personas se ven a sí mismas y a las demás y en cómo interactúan. Está reforzado por todo un sistema de valores y expectativas que forman un entramado de normas sociales que las personas deben cumplir para vivir y ser reconocidas como pertenecientes a un grupo y desarrollar así una identidad.

Los estereotipos y los roles asignados históricamente a los géneros, marcan como debemos comportarnos y nos dictan como “debemos ser”. Todo lo que se sale de esos roles normativos es señalado y se suele convertir en motivo de burla. Es hora de romper con esos roles y dejar que cada uno se exprese como se sienta y eliminar de nuestro vocabulario frases como “eso es de niña” o “eso es de niño” y similares que hacen mucho daño y siguen marcando desigualdad entre géneros. Como en todo, la educación es la base y la escuela un agente de cambio, el más potente sin duda, por eso debemos marcarnos como un deber establecer ciertas pautas de coeducación y convertir las escuelas en espacios donde fomentar la igualdad y así evitar a su vez situaciones de bullying que se produce hacia las personas trans* o con comportamientos de género no normativo.

Con la conquista del lenguaje (aproximadamente a los dos años) ya podemos expresar quienes somos y si nuestra identidad coincide con el sexo que nos asignaron al nacer. La asignación del género se hace basándose en unos genitales, si tienes pene eres niño y si tienes vulva niña. Esto no siempre coincide con el género sentido por cada persona de forma subconsciente y que nos autodefine como hombre, mujer o personas no binaria (de las que hablaré en otra entrada). Por lo tanto las personas trans* (transexuales, transgenero) son aquellas cuya identidad de género no coincide con la que le asignaron al nacer. El resto de personas, es decir, las que si se identifican con el género asignado al nacer son personas cis (cisexuales).
Ninguno de los prefijos cis o trans*  tiene una connotación negativa, simplemente son palabras creadas para describir una realidad.

La infancia trans* existe y gracias a que, poco a poco, van apareciendo referentes en los medios a los que suelen tener acceso nuestros peques pueden identificar antes que es lo que les pasa y verbalizarlo. Libros y cuentos como Ahora me llamo Luisa, Piratrans carabarco o Soy Jazz que también tiene serie (Yo soy Jazz). La historia de Jazz es una experiencia real. En este cuento, ella narra de manera muy accesible sus vivencias y también es protagonista de la serie. 

                                     

Transición o tránsito es el proceso que realizar las personas para empezar a vivir acorde a su género sentido. El tránsito puede ser social, medico, legal… cada persona trans* decide que pasos dar hasta encontrase a gusto.

Cuando el tránsito se realiza a edades tempranas o en la adolescencia, el acompañamiento en las escuelas es vital. Cuando la persona está preparada para realizarlo su familia debe hacer una petición formal al centro para que la persona sea tratada acorde al nombre y pronombre con el que se identifique. Estos pueden ser masculino, femenino o neutro. El centro también debe facilitar el acceso a los espacios (baños, vestuarios) correspondientes al género sentido y ajustar la documentación interna al nuevo nombre y género, así como, informar a todo el personal docente y no docente, alumnado, etc  del nuevo trato que esta persona quiere recibir. Hay asociaciones como Euforia FTA que tienen entre sus recursos una guía de acompañamiento respetuoso en el ámbito educativo que da todas las claves para acompañar de forma respetuosa y correcta a las personas trans* y sus familias en este proceso. También es importante que en los centros se conozcan las legislaciones, normativas o instrucciones que hay al respecto ya que son diferentes según la Comunidad Autónoma de residencia, en la pagina de TTrans-Formando podéis encontrar entre muchos otros recursos muy interesantes, orientados hacia la educación, un apartado sobre normativa LGTBI. 

No puedo cerrar esta entrada sin hacer un alegato personal como madre orgullosa y activista transaliada. Ser trans* no es un capricho si no un sentimiento y NADIE ni médicos, ni psicólogos, ni políticos pueden negarle a nadie su DERECHO A SER .

 

Os dejo un listado de páginas y asociaciones donde podéis encontrar todo tipo de recursos diferenciados por edades, dirigidos a docentes, equipos directivos, gabinetes de orientación, etc también podéis contactar con las asociaciones en caso de necesitar mas información o formación para el profesorado, alumnado o familias.

Asociaciones:

Euforia FTA ( http://euforia.org.es/ ) 

Chrysallis Asociación Familias de Menores Transexuales ( https://chrysallis.org.es/ )

Familias TRANSformando COGAM ( https://www.cogam.es/familias-transformando/ )

Transdiversa ( https://www.transdiversa.org/ )

Recursos:

TTrans-Formando ( https://www.ttransformando.com/ )

BIOGRAFÍA:

Recursos de COGAM

¿Por qué hablamos de atención a la diversidad?

¿Por qué hablamos de atención a la diversidad?

Muchas veces a ciertos profesores se les escucha mencionar la expresión «atención a la diversidad». Solemos dar por sentado qué significado tiene y, seguramente, muchas veces no reparemos en su trasfondo. Es más, puede que algunas personas no sepan en ninguna medida por qué se emplea esa expresión. Por tanto, como profesor de filosofía y porque nunca está de más explicar estas cosas, haré una breve presentación de aquellas ideas que dan origen y fundamento a la idea de la «atención a la diversidad». Para ello me apoyaré en un texto de Pilar Arnaiz que se llama Sobre la atención a la diversidad (2003).

LA DIVERSIDAD

Es evidente que la «atención a la diversidad» surge a partir de una coyuntura social concreta, que se caracteriza por tener ciertas características, las cuales están a su vez relacionadas entre sí: el crecimiento de la población mundial, el fenómeno de la globalización, el actual sistema económico y las diferencias biológicas consustanciales a pertenecer a la raza humana.

Los dos primeros ámbitos han provocado, evidentemente, una conexión muy estrecha entre las diferentes culturas, generando nuevo tejido social y, como consecuencia, nuevas relaciones entre las personas. En lo que refiere al reparto de los recursos, se han establecido diferentes clases socio-económicas y, por ende, esto marca la identidad de cada uno de los individuos envueltos en ellas. Por último, hay evidentes diferencias biológicas entre los seres humanos (de sexo, de color, etc.). Con lo cual, es posible ver la variedad que reina en la sociedad.

¿Hay algo que defina mejor esta complejidad de identidades, tanto individuales como colectivas, que el término «diversidad»?

ATENCIÓN A LA DIVERSIDAD

Pilar Arnaiz menciona que la palabra «diversidad» nos ayuda a concentrar una serie de nociones e ideas con respecto a la cultura y la identidad, pero que nos permite saltarnos los sentidos peyorativos u ofensivos con los que nos pudiéramos referir a ellas. En ese sentido, la «atención a la diversidad» no es una idea neutra, sino que es un enfoque que hace hincapié en la «diversidad» como algo a celebrar. Es decir, que la multiplicidad de identidades distintas no es algo que debamos rechazar, sino aceptar y ver de forma positiva, respetando la diferencia y estableciendo que puede aprenderse algo bueno de ella.

Dicha perspectiva, la de atender a la diversidad, pretende generar un aura de aceptación de las condiciones sociales y culturales que generan la variedad de identidades. En lo que respecta a la educación, se pone el acento sobre que los recursos, correctamente empleados, permitan atender esta diversidad, así como ayudar en la carga que tiene que llevar el profesor para facilitar las cosas a sus alumnos.

Los valores morales en los que se sustenta este enfoque de «atención a la diversidad» se refieren a la DUDH (Declaración de los Derechos Humanos). Pilar Arnaiz, concretamente, describe los siguientes: libertad, justicia, igualdad y dignidad humana. Aunque otros muchos los comparten. No es raro, por tanto, que haya profesores que hagan hincapié en el DUA (Diseño Universal para el Aprendizaje), que recoge la necesidad de elaborar el currículo de tal manera que implique a absolutamente todos los alumnos.

En ese sentido, el objetivo de la «atención a la diversidad» es generar las condiciones materiales y personales que aseguren un desarrollo personalizado a todos y cada uno de los estudiantes dentro de todas sus diferencias, tanto culturales o identitarias, como físicas y referentes a la discapacidad. Existe una pretensión de inclusión total, en la que se trata el espacio educativo como aquel lugar donde todos los jóvenes se relacionan entre sí y se desarrollan juntos como ciudadanos de la comunidad en la que residen.

Es por ello que no hay que identificar la «atención a la diversidad» con la «integración», que implicaría una «exclusión» previa, sino con la «inclusión», en la medida en que es entendida como una formación común que se da de inicio bajo los valores mencionados.

CONCLUSIÓN

Si tuviera que quedarme con algo de lo dicho hasta ahora, considero importante identificar la «atención a la diversidad» no como algo dedicado exclusivamente a las personas con ciertas cualidades (las cuales pueden hacer que se vean excluidos), sino con un enfoque con una serie de valores definidos y cuya pretensión es convertir el espacio educativo en el lugar donde todos los alumnos puedan desarrollarse independientemente de sus características personales. La «atención a la diversidad» es una forma de afrontar transversalmente todas las materias y actividades educativas, de tal forma que se ayude en la inclusión de todos y cada uno de los alumnos. Que todos puedan aceptarse y ver esa diferencia como algo positivo.

Sin mucho más que decir, dejo la referencia de Arnaiz abajo para quien quiera profundizar en su texto y os mando un abrazo a todos.

 

REFERENCIAS

-Arnaiz Sánchez, Pilar (2003): Sobre la Atención a la Diversidad, Universidad de Murcia.

Pin It on Pinterest