Videojuegos y educación (parte II): ¿Qué debe preocuparnos de los videojuegos?

Videojuegos y educación (parte II): ¿Qué debe preocuparnos de los videojuegos?

¿QUÉ DEBE PREOCUPARNOS DE LOS VIDEOJUEGOS?

En la última entrada que escribí mencioné que los videojuegos son apreciados de forma desacertada por la gran mayoría de personas: o bien sentimos indiferencia hacia ellos; o bien pensamos que sus efectos son tremendamente negativos; o incluso los vemos como algo totalmente inocuo. En ese sentido, ofrecí una serie de pautas orientativas que pueden guiar la forma en que afrontamos su uso por parte de nuestros hijos y alumnos. Aquí el enlace: https://www.miranosyunete.com/eso-bach/videojuegos-y-educacion-parte-i-como-afrontar-el-uso-de-los-videojuegos/.

Sin embargo, dichas pautas no están vacías y encuentran fundamento en investigación de diferentes ramas de conocimiento, como la psicología o la neurociencia. Si es bueno seguirlas es debido a que los videojuegos tienen diferentes efectos en el desarrollo, tanto negativos, como positivos, los cuales han de ser tenidos en cuenta. Por ello, en esta entrada voy a exponer los efectos negativos más conocidos que tienen los videojuegos de forma clara y concisa. Así, será posible, en una entrada posterior, valorarlos en su justa medida y ofrecer un plan orientativo de juego que pueda esquivarlos y aprovechar los efectos positivos.

LOS EFECTOS SOBRE LA AGRESIVIDAD

Diversas investigaciones (Anderson y Bushman, 2001; Anderson 2004; Anderson et al., 2010; Hasan et al., 2012; y Prot et al., 2014) han desarrollado un método para averiguar cómo diferentes factores del entorno pueden provocar efectos relacionados con la agresividad en los jóvenes. Estos efectos son la adquisición de pensamientos, emociones y estados agresivos que, en la medida en que se suman, hacen crecer la posibilidad de que una persona acabe teniendo una personalidad agresiva.

Los factores del entorno que pueden generar dichos efectos son las diferentes situaciones de agresividad y violencia que la persona observa y puede acabar replicando. En ese sentido, los videojuegos con contenido violento son un factor de este tipo. Una causa que, entre otras, muestra situaciones violentas que pueden generar pensamientos y actitudes agresivas.

No debemos ser alarmistas, dado que percibir una situación violenta no nos convierte en personas agresivas de forma necesaria. Y no es lo mismo presenciar tales escenas en la ficción que en la realidad. Ni tampoco es lo mismo presenciar violencia justificada que gratuita (como veremos en los efectos positivos). Sin embargo, la exposición constante al contenido violento gratuito y en solitario sí puede hacer que una persona adquiera tales pensamientos. Si un joven accede a contenido violento todas las tardes y, además, vive en un ambiente donde predomina la agresividad, es mucho más probable que acabe siendo una persona agresiva, incluso a largo plazo.

Por ello es importante ver las edades recomendadas de uso. No es lo mismo un joven casi adulto cuya conducta es más madura y ha desarrollado las estructuras mentales adecuadas para regirse en la vida, que el preadolescente que está en pleno desarrollo y es más vulnerable. Es posible, y a veces hasta bueno, jugar a ciertos juegos, pero en el entorno adecuado y durante un tiempo razonable.

LOS EFECTOS SOBRE LA ADICCIÓN

Aunque los efectos sobre la agresividad son los más investigados, seguramente no sean los más preocupantes. Es realmente complicado que una persona se vuelva agresiva solamente por jugar a videojuegos violentos. Sin embargo, los efectos sobre la adicción son otra cosa. Estos son, seguramente, los más peligrosos y los que más debemos tener en cuenta.

Aunque no hay tanta evidencia sobre que los videojuegos puedan generar adicción, sí existen suficientes estudios que lo prueban (Griffiths, 2010; Kus y Griffiths, 2012; y Prot et al., 2014). Y no solo eso, el año pasado la OMS (2018) estableció de forma oficial que los videojuegos pueden llevar a trastornos de este tipo. En un gran estudio (Prot et al., 2014) se mostró que en diferentes países los jóvenes tenían este problema: en  EEUU el 8,5% de la muestra; mientras que en Singapur un 8,7%; en China un 10,8%; Alemania un 11%; etc.

Curiosamente, son números muy similares. Esto se debe a dos cosas. Primero, la adicción en los videojuegos es definida de forma muy parecida a la adicción en otros ámbitos, como en el juego de apuestas. Comienza como una forma de entretenimiento y se convierte en algo patológico cuando provoca consecuencias negativas en la vida de esas personas. Y segundo, que lo más preocupante de ello no es que un joven acabe jugando muchas horas, sino que tiene efectos en la relación con su familia, amigos, etc., que además suelen ser causados por la suma de distintos trastornos a su alta actividad de juego.

Es por esto que debemos ser conscientes de que es posible jugar una cantidad razonable de horas a la semana sin que pase nada, pero siempre y cuando el joven no arrastre problemas mentales o psicológicos anteriores a esa actividad y no se pase todo el día jugando. Es bueno que haya variedad de actividades en su desarrollo y se controle el tiempo de juego.

LOS EFECTOS SOBRE LA ATENCIÓN

Para terminar, es debido mencionar los efectos negativos sobre la atención, los cuales están ligados a los de la adicción y a la cantidad de tiempo que se invierte jugando. Este es uno de los que más preocupan a los padres, dado que suele asociarse el jugar a videojuegos con la distracción y con dedicar menos tiempo a los estudios.

De esto hay aún menos evidencia, pero suficiente para hacernos una idea (Prot et al., 2014) clara de qué ocurre: primero, que los niños y adolescentes que más juegan pueden mostrar más problemas de atención que aquellos que no juegan; y segundo, que la falta de atención puede crecer bastante si ya había problemas previamente.

La explicación más probable de estos problemas de atención es que se deben a lo que es conocido como «desplazamiento», es decir, a relegar tareas y actividades que pueden ayudar a mejorar la atención sostenida y la memoria para jugar a videojuegos. No es que jugar reduzca la atención (en algunos casos puede hasta aumentarla) porque sí; el problema es que jugar mucho nos aparta de otras cosas que son buenas para el desarrollo de la atención (y otras competencias), como la lectura o los estudios (en este segundo caso, porque los videojuegos tampoco son empleados para educar, cosa que es posible).

Por tanto, es debido saber qué número de horas dedica un joven a jugar, para poder controlar cuánto tiempo emplea en otras actividades relevantes para su desarrollo, que en última instancia le permitirán tener una atención normal y sana para su edad.

CONCLUSIÓN IMPORTANTE

Todos estos datos e investigación acerca de los posibles efectos negativos de los videojuegos no deben hacer que caigamos en el temor y la alarma social. Que existan no quiere decir que se vayan a dar; el uso correcto de los videojuegos puede prevenirlos.

Y es relevante saber que tampoco es una actitud adecuada prohibir por completo el uso del videojuego bajo la idea de que así será imposible que estos efectos negativos se den. ¿Por qué? Es muy sencillo: porque los videojuegos son un medio de una potencia espectacular para causar efectos positivos en el desarrollo (al margen de constituir, algunos de ellos, obras de un alto valor cultural). Dejarlos de lado, sin más, sería irresponsable teniendo en cuenta que están cada vez más presentes en la sociedad y las cosas buenas que pueden ofrecer. Por ello, en la siguiente entrada, hablaré con más detenimiento de los efectos positivos que tienen.

Sin mucho más que decir, dejo la bibliografía empleada un poco más abajo (por si alguien quiere profundizar) y espero que haya resultado de interés. ¡Un abrazo a todos!

 

 

REFERENCIAS

-Anderson, C. A. (2004). An update on the effects of playing violent video games. Journal of Adolescence, 27, 113-122.

-Anderson, C. A. y Bushman, B. J. (2001). Effects of violent video games on agressive behavior, agressive cognition, agressive affect, physiological arousal, and prosocial behavior. Psychological Science, 12 (5), 353-359.

-Anderson, C. A., Shibuya, A., Ihori, N., Swing, E. L., Bushman, B. J., Sakamoto, A. y Saleem, M. (2010). Violent video games effects on aggression, empathy and prosocial behavior in Eastern and western countries. Pshychological Bulletin, 136, 151173.

-Griffiths, M. (2010). Adolescent video game addiction: issues for the classroom. Education Today, 60 (2), 28-31.

-Hasan, Y., Bègue, L. y Bushman, B. J. (2012). Violent video games stress people out and make them more agressive. Agressive behavior, 00, 1-7. 

-Kuss, D. J. y Griffiths, M. D. (2012). Online gaming addiction in children and adolescents: A review of empirical research. Journal of Behavioral Addictions, 1 (1), 322.

-Organización Mundial de la Salud (OMS) (2018). Gaming disorder. OMS. Consultado el 25/8/2018 [http://www.who.int/features/qa/gaming-disorder/en/].

-Prot, S., Anderson, C. A., Gentile, D. A., Brown, S. C. y Swing, E. L. (2014). The positive and negative effects of video game play. Media and the Well-Being of Children and Adolescents, 7, 109-128.

LA MÚSICA EN LA ESCUELA INFANTIL

LA MÚSICA EN LA ESCUELA INFANTIL

La música ,como cualquier otro  aspecto artístico,merece un lugar también en la escuela infantil,en la escuela de las primeras veces,por mucho que nuestras leyes la hayan relegado a un segundo plano.

Es común escuchar a mamás embarazadas a las que alguien les ha orientado escuchar  música durante el embarazo,porque es beneficioso para el bebé  y sí ,esto es cierto,esta actividad,reactiva las células cerebrales y estimula su crecimiento en el vientre,desarrolla su inteligencia e incluso su creatividad.

A partir del nacimiento  nos vemos sometidos a multitud de estímulos  de todos los sentidos que  sin duda alguna van  marcando nuestro estado en el mundo.En el caso del oído, es el primero que se desarrolla dentro del vientre materno le pondremos especial atención, ya que es a través de él desde donde nos llegan la mayoría de los estímulos que recibimos a diario.

A menudo, los alumnos y alumnas escuchan en sus casas musica de videos , músicas modernas o canciones que les enseñan sus hermanos/as…todo esto no está mal pero yo me planteo sinceramente ¿tiene calidad  esta música que reciben a diario?  y no solo hablamos de calidad a la hora de componer ,nos referimos a las calidad de la letra, el contenido de la misma, la calidad instrumental en si,¡ en ocasiones nos vemos sometidos a un verdadero bombardeo¡

Así como en  otros momentos, en el día a día en el aula, como educadoras debemos pararnos a pensar si realmente estamos ofertando momentos musicales adecuados. Y es ahí donde entra  en juego mi relación con  la música. Como especialista, no todo me vale, y quizá  alguien pueda pensar que soy muy exigente, pero merece la pena plantearse ciertas cosas.

Todos hemos visto y oído niños/as  de muy corta edad bailando y cantando temas que, no les corresponden a su edad, con letras y mensajes que no se adecuan a sus necesidades.Familias y educadoras estamos  para poder dar una alternativa a esas carencias de las que hablamos.

Y no es que toda la música que se consume hoy en día tenga estas características, NO, pero una gran mayoría de la que se comercializa a granel deja mucho que desear… así que vamos a planteárnoslo y busquemos piezas interesantes…y  adaptadas a la edad.

Para mí es muy importante el aspecto musical en la  rutina  diaria.

Para empezar,cuando ellos llegan por la mañana, tengo de fondo una música relajante de acogida ,siempre la misma, (después de probar muchas  me dí cuenta que la música clásica no es toda  relajante y  tomé una decisión con algunas piezas en concreto.)después, durante el resto del día, podemos seguir escuchándola si necesitamos relajar un poquito… aunque en ocasiones la apagamos para escucharnos entre nosotros. Después, como muchas cosas en la escuela, dependiendo de  las actividades que hagamos, improvisación, y del estado del grupo nos sentamos algunos días  a cantar con ellos/as. Suelen ser los peques los que  piden alguna determinada canción de saludo o de animales, piezas que cantamos nosotras y que ellos aprenden con facilidad. A menudo acompañamos con la guitarra: ¨Buenos días, saludo al sol¨,etc… No me gusta seguir una rutina estricta de orden y suelo cambiar de ritmos, intensidad y timbre,cosa que les encanta, poder modificar nosotras mismos las canciones ya muy conocidas entre todos/as ¡es muy divertido!…

en el siguiente post…daremos algunos consejos más, algunos títulos y reseñas

Música, tradición y multiculturalidad.

Música, tradición y multiculturalidad.

Cuando preguntamos en clase a nuestros alumnos y alumnas por la música que les gusta, o que suelen escuchar en casa, las respuestas que recibimos suelen ser acordes al panorama musical actual que estamos viviendo, o como mucho nos podemos remontar a la música que escuchaban sus padres. Es inusual encontrar variedad de estilos o géneros musicales más allá del pop, rock, hip hop, rap… en definitiva música occidental o latina con géneros actuales.

El desconocimiento musical, en ocasiones provoca un rechazo a la hora de descubrir otras músicas, y por ende, otras culturas, otras danzas, otras comidas y otras tradiciones. Es importante que desde el aula de música abramos el abanico y dotemos a nuestros alumnos y alumnas del espíritu aventurero y que reciban un nuevo estilo con mente abierta y dispuestos a disfrutar de él. 

Para ello es vital elegir bien las canciones que les vamos a presentar, y una vez elegidas, generar actividades atractivas para ellos. Además podemos utilizarlas para introducir elementos musicales o practicar ritmos, melodías u otros contenidos del currículo.

Nueva Zelanda y el Haka.

Un ejemplo de músicas y danzas que suele darme muy buen resultado en clase es el Haka, un ritual ancestral Maorí que se utilizaba antiguamente entre tribus tanto para para desafiarse en la guerra, como para hacer la paz entre grupos. Se remonta aproximadamente al S XIII, en el que pueblos de la Polinesia se establecieron en Nueva Zelanda. 

Según la mitología Maorí, el Dios del Sol, Tama-nui-to-ra, tenía dos mujeres, Hine-raumati, la Dama del Verano y Hine takurua, la Dama del Invierno. El hijo fruto de la relación con la Dama del Verano fue Tane-rore, a quien se le atribuye el origen de esta danza. Tane-rore, representa el temblor provocado por el viento cálido de los días de verano. En el baile, esto se simboliza mediante el movimiento tembloroso de las manos. 

Hoy en día, en Nueva Zelanda se sigue realizando esta danza no solo por hombres, sino también por mujeres, y además de usarse para intimidar a sus oponentes antes de las batallas, actualmente se ha extendido a otros usos como celebraciones, bodas, jubilaciones… como signo de hospitalidad así como de respeto hacia las personas a quien se la dedican. 

El Haka Ka Mate tiene su propia historia. Fue compuesto alrededor de 1820 por Te Rauparaha, jefe de la tribu Ngāti Toa. En tiempos de guerra,  mientras era perseguido por otra tribu rival, fue escondido por Te Wharerangi, de la tribu Ngāti Tuwharetoa, en un hoyo de un campo de “Kumara” (batata), con la esposa del que le ayudó a escapar sentada encima a modo de protección. El haka Ka Mate es el relato de esta hazaña narrado por el superviviente.

A continuación os dejo un vídeo del Haka Ka Mate original:

El Haka en el deporte

La más conocida es el Haka Ka Mate. Ésta danza se popularizó gracias al equipo de la selección de rugby de Nueva Zelanda, los All Blacks, que la realizan antes de cada partido para intimidar a sus rivales, y a raíz de su éxito se extendió a muchas otras disciplinas deportivas neozelandesas. Además desde el año 2005 tienen su propio Haka, llamado Haka Kapa O Panga, compuesto por Derek Lardelli, del clan maorí de los Ngati Porou.

Ka mate! Ka mate! Ka ora! Ka ora!
Ka mate! Ka mate! Ka ora! Ka ora!
Tenei te tangata puhuruhuru
Nana i tiki mai
Whakawhiti te ra
A upane! ka upane!
A upane kaupane whiti te ra!
Hi!!!

Muero! Muero! Vivo! vivo!
Muero! Muero! Vivo! vivo!
Este es el hombre peludo*
Que trajo el sol
Y lo hizo brillar de nuevo
Un paso hacia arriba!
Otro paso hacia arriba!
Un paso hacia arriba, otro…
el Sol brilla!

*En Maorí se cree que el hombre peludo es Te Raupahara.

El Haka en el aula

Una buena manera de crear vínculos entre nuestros alumnos, es pedirles que entre todos y todas inventen su propio Haka, para poder usarlo antes de un evento deportivo, en cualquier celebración escolar, o para dar la bienvenida o despedirse de algún compañero o compañera. 

También sirve para trabajar el ritmo, la danza y la psicomotricidad, pudiendo hacer  una versión solo con el cuerpo, y otra más compleja añadiendo picas o palos a modo de lanzas, o incluso utilizando baquetas de batería para crear ritmos con ellas.

ALGUNOS CONSEJOS:

En todos los hakas hay un líder que dirige al grupo y le recuerda cómo comportarse durante la danza. Un líder ha de tener una voz fuerte y feroz, y hablar de manera clara y enérgica. Para comenzar podemos ser nosotros, pero podemos dar la responsabilidad a algún alumno o alumna por consenso, incluso rotar cada trimestre o cada semana, decidiendo quién se lo ha ganado y eligiendo entre todos los méritos que ha de conseguir esa persona para ganarse el ser líder del haka.

Es importante hacer una formación clara, por filas, teniendo claro donde va cada miembro, y dejando espacio suficiente para poder mover los brazos.

Realiza el Haka de una forma respetuosa: el Haka es una danza muy preciada por la cultura maorí, casi sagrada, por lo que es imprescindible realizarla solo cuando realmente sea apropiado y haya un ambiente de respeto.  No hagas burla del Haka haciendo movimientos demasiado exagerados respetando así su cultura y significado.

 CANTO DE CALENTAMIENTO:

Antes de comenzar el haka, el líder del grupo ha de gritar las palabras del canto de calentamiento. Éste canto sirve para preparar al grupo y que se posicione, además de para alertar al grupo contrario o a la persona afectada de que el haka va a empezar.

  • Ringa pakia! (“¡Golpear los muslos con las manos!”)
  • Uma tiraha! (“¡Inflar el pecho!”)
  • Turi whatia! (“¡Flexionar las rodillas!”)
  • Hope whai ake! (“¡Mover la cadera!”)
  • Waewae takahia kia kino! (“¡Golpear el suelo con los pies lo más fuerte que puedas!”)

*Si quieres aprender los movimientos de los Hakas “Ka Mate” o “Kapa O Pango” te recomiendo que vayas a esta web

Videojuegos y educación (parte I): ¿Cómo afrontar el uso de los videojuegos?

Videojuegos y educación (parte I): ¿Cómo afrontar el uso de los videojuegos?

¿CÓMO AFRONTAR EL USO DE LOS VIDEOJUEGOS?

Los videojuegos son líderes en el mercado del entretenimiento: de acuerdo a DEV (Desarrollo Español de Videojuegos), hay aproximadamente 2.200 millones de jugadores en el mundo, generándose con este consumo beneficios que superan a la suma de la industria del cine y la música (134.900 millones de dólares en 2018); y según SuperData, más de 666 millones de personas visionaron vídeos online de gente que los jugaba los dos últimos años (más de la suma que de las personas que consumieron HBO, Netflix, Spotify y ESPN).

Son cifras astronómicas, las cuales representan una importante realidad: los videojuegos tienen una gran influencia social. Y sus usuarios son mayoritariamente niños y jóvenes. ¿Qué padre o profesor no conoce a un chaval que pasa las horas jugando a videojuegos? Creo que si estuviéramos en una sala todos levantaríamos la mano.

Sin embargo, existe un problema con el trato que damos a los videojuegos. Al ser un producto muy novedoso, no toda la sociedad lo entiende adecuadamente, ni tampoco conoce los efectos significativos que tiene en los jóvenes. Por tanto, debemos tomar conciencia de qué hacemos mal y saber qué disposición tener hacia el videojuego. Por estas razones, voy a explicar primero qué es lo que ocurre y después qué actitud considero que es adecuada adquirir para afrontar la situación.

¿CUÁL ES EL PROBLEMA?

En primer lugar, es bueno mencionar que hay dos tendencias inadecuadas para tratar a los videojuegos: una es la ignorancia generalizada que hay con respecto a ellos y otra la extendida visión de los mismos como un mero producto de entretenimiento. La primera refiere, sobre todo, al desconocimiento de los efectos concretos que tienen (positivos y negativos), pero también de otros elementos que los rodean y que son importantes, como el código PEGI (cuyo fin es detallar la edad adecuada de consumo del juego en función de sus características). Y la segunda es la creencia de que los videojuegos solo existen para divertirse. Porque, ¿cuántos padres, y también profesores, creen que los videojuegos quitan tiempo de los estudios y que sirven para poco o nada?

Si bien muchos docentes han cambiado sus creencias con respecto a esto, aún hay mucha gente ―sobre todo padres― que mantienen estas ideas. Y esto genera un extraño clima de división social entre personas que ignoran deliberadamente los efectos de los videojuegos porque no les dan importancia; otros que los demonizan y creen que sus hijos pueden ser potenciales asesinos de masas si juegan; y otros que los defienden acríticamente, como si no existieran efectos negativos en ellos (normalmente, gente afín a la industria).

Un par de encuestas realizadas por la Universidad de Granada ilustran bien a qué me refiero. Por un lado, está la división de opiniones, producto del desconocimiento: de una muestra de padres, el 42,6% era muy poco partidario o radicalmente contrario a los videojuegos; el 45,9 lo era de algunos; el 1,9% de todos; y el 9,8% sentía indiferencia. Por otro, la visión del videojuego como algo únicamente lúdico: ante la pregunta de si se estaba de acuerdo o en desacuerdo con la idea de que «quitan tiempo para los estudios», un 67% estaba de acuerdo, un 16% en desacuerdo y un 17% sentía indiferencia. Para muchos hay una disonancia entre formarse y jugar, como si los videojuegos no pudieran ser un apoyo educativo.

Esto puede deberse a la ruptura generacional: una generación «inmigrante digital» que no los comprende, ni tiene mucho interés en ellos, en contraposición a una «nativa digital», que ha crecido con este tipo de tecnología. Y también a que la industria produce juegos, casi en su totalidad, para entretener (solo un 20% fue serious games, dedicados exclusivamente a la formación), desmarcándose de la retórica educativa porque puede poner en duda su papel como fuente de diversión.

¿QUÉ PODEMOS HACER?

Con todo esto, ¿es conveniente revertir la situación? De ser así, ¿Cómo? La respuesta ante la primera es que sí. El videojuego debe conocerse mejor por los efectos que tiene (psicológica, cerebral e incluso moralmente). Y ante la segunda, esta es mi propuesta: una pequeña y sencilla lista de cinco pautas de conducta hacia los videojuegos, que ayuden a cambiar la percepción sobre ellos y a conocerlos mejor, con el fin de darles un uso correcto.

(1) No rechazar los videojuegos de forma inmediata por ser considerados un producto de entretenimiento. Bastante evidencia apoya la idea de que el videojuego está vinculado al desarrollo educativo de los jóvenes, teniendo en muchos casos efectos positivos sobre ellos.

(2) Dedicar tiempo a saber qué juegos usan nuestros hijos o alumnos. No hace falta compartir el gusto por ellos, sino simplemente hacerse una idea de lo que ofrecen (qué cuentan, cómo lo hacen cómo se juegan, etc.).

(3) Tener en cuenta el contexto del joven que juega. Esto, sumado a la clase de juego que se emplee, puede afectar de una forma u otra a su desarrollo. Por ejemplo: no es lo mismo alguien que vive en un ambiente violento y que juega a juegos violentos, que alguien que vive en uno apacible y juega a lo mismo.

(4) Prestar atención a los elementos que establecen si el juego es adecuado para la edad de consumo de nuestros hijos o alumnos, como el código PEGI.

(5) Evidentemente, informarse acerca de los efectos que pueden tener los videojuegos que juegan los jóvenes a nuestro cargo. Su temática, la forma de jugar, el mensaje que transmite, etc. pueden marcarles de formas distintas.

Puede parecer un ejercicio de fe seguirlas sin algo de información extra. Por eso, en la próxima entrada hablaré de los efectos concretos de los videojuegos sobre los jóvenes. Y finalizaré esta serie de tres en una última, en la que hablaré de las líneas generales para poder establecer un correcto plan de uso, tanto en casa como en la escuela.

Sin mucho más que decir, comentar que dejo las referencias en las que me he basado al final, por si a alguien le interesa informarse más. Espero que haya resultado de interés y os mando un abrazo a todos.

REFERENCIAS

-Asociación Cinematográfica de Estados Unidos (MPAA) (2018). Theme report. MPAA. [https://www.motionpictures.org/wp-content/uploads/2019/03/MPAA-THEME-Report-2018.pdf].

-Asociación Española de Videojuegos (AEVI) (2015). ¿Qué es el sistema PEGI?. AEVI. [http://www.aevi.org.es/documentacion/el-codigopegi/].

-Desarrollo Español de Videojuegos (DEV) (2017). El libro blanco del desarrollo español de videojuegos. DEV. [http://www.dev.org.es/images/stories/docs/libro%20blanco%20dev%202017.pdf].

-Desarrollo Español de Videojuegos (DEV) (2018). El libro blanco del desarrollo español de videojuegos. DEV. [http://www.dev.org.es/images/stories/docs/Libro%20Blanco%20DEV%202018.pdf].

-Federación Internacional de la Industria Fonográfica (IFPI) (2019). Global music report 2019. IFPI. [https://ifpi.org/news/IFPI-GLOBAL-MUSIC-REPORT-2019].

-Llorca Díez, M. A. (2009). Hábitos y uso de los videojuegos en la comunicación visual: Influencia en la inteligencia espacial y el rendimiento escolar. Granada: Editorial de la Universidad de Granada.

-Prensky, M. (2001). Digital Natives, Digital Inmmigrants. On the Horizon, 9 (5), 1-6.

-SuperData (2017). Gaming video content. SuperData. [https://www.superdataresearch.com/market-data/gaming-video-content/].

COOPERATIVÍZATE: UNA PRIMERA APROXIMACIÓN AL APRENDIZAJE COOPERATIVO (PARTE 1)

COOPERATIVÍZATE: UNA PRIMERA APROXIMACIÓN AL APRENDIZAJE COOPERATIVO (PARTE 1)

COOPERATIVÍZATE: UNA PRIMERA APROXIMACIÓN AL APRENDIZAJE COOPERATIVO (PARTE 1)

Cada vez más deberíamos apostar en las aulas por la innovación, la tecnología, la calidad educativa y la aplicación de nuevas metodologías que sitúen al alumno como protagonista de su aprendizaje. Una de las más importantes es el aprendizaje cooperativo.

Es por esto por lo que te pido que te COOPERATIVICES, que abras tu mente y tu corazón a una metodología innovadora y muy creativa. Hablamos del trabajo de los alumnos en el aula en pequeños grupos. Muchas son las dudas que surgen respecto a esta corriente educativa, como ferviente seguidora y conocedora del aprendizaje cooperativo, intentaré resolverlas.

¿Qué tiene de especial?

Lo que se denomina interdependencia positiva, que significa que solo se alcanzarán las metas personales, si también las superan todos y cada uno de los miembros del equipo. Con ello se logra un aprendizaje más eficaz tanto a nivel académico como social. 

¿En qué etapa se puede aplicar el aprendizaje cooperativo?

Su característica fundamental es la FLEXIBILIDAD, puesto que se puede llevar a cabo en todas las etapas educativas, en cualquier materia y con todos los estudiantes.

¿Quiénes son los padres del aprendizaje cooperativo?

Sin duda los padres de esta metodología son David W. Johnson y Roger T. Johnson. Dos hermanos estadounidenses que hacen hincapié en la importancia del papel activo de los estudiantes en su propio aprendizaje. También destacan cinco elementos esenciales necesarios para lograr que los alumnos realmente trabajen en cooperativo:

  1. La interdependencia positiva (cada miembro del grupo debe cooperar con el resto porque su esfuerzo le beneficia a él mismo y a los demás).
  2. La responsabilidad individual y grupal (para alcanzar los objetivos, cada miembro del grupo deberá cumplir con la tarea que le corresponda).
  3. La interacción estimuladora o personal (todos los miembros del grupo trabajarán juntos, ayudándose y apoyándose).
  4. Técnicas interpersonales y de equipo (comunicación entre los miembros del equipo, toma de decisiones y gestión de conflictos).
  5. La evaluación grupal (análisis de cómo se está trabajando para logran una mayor eficacia).

Junto a ellos otros nombres indispensables: Elliot Aronson, Spencer Kagan o Robert Slavin.

En cuanto al primero, seguro que te suena el Puzzle de Aronson

Muy eficaz para obtener actitudes positivas hacia el colegio, el temario y los compañeros, consiguiendo una auténtica solidaridad entre el alumnado.

¿Cómo se lleva a cabo? Se divide el grupo-clase en equipos de trabajo, responsabilizando a cada miembro del equipo de una parte diferente de la tarea a realizar, de la que llegará a convertirse en un “experto”. Los estudiantes de los diferentes equipos que tienen asignada la misma parte del tema se juntan para discutirlo en grupos de especialistas. Después, regresan a sus equipos originarios para enseñar a sus compañeros aquello que han aprendido. La realización de la totalidad del trabajo está condicionada por la cooperación y la responsabilidad recíprocas entre el alumnado.

Kagan es un autor al que no vas a olvidar, para mí es “el de los PIES“. Reconoce cuatro principios básicos sobre los que se deben organizar las actividades para llevar a cabo el trabajo cooperativo, estos principios (PIES) son:

Interdependencia positiva (Positive interdependence): si uno gana, también gana el otro.

Responsabilidad individual (Individual accountability): es necesario el trabajo individual para llevar a cabo una tarea en grupo.

Igualdad de participación (Equal participation): será necesario aplicar técnicas para estructurar la tarea.

Interacción simultánea (Simultaneous interaction): igualdad de participación.

Por último, tenemos a Robert Slavin, que clasifica los métodos de aprendizaje cooperativo de acuerdo a seis características: objetivos grupales, responsabilidad individual, iguales posibilades de éxito, competencias de equipos, especialización en la tarea y adaptación a las necesidades individuales. En estos métodos de aprendizaje cooperativo reconce tres conceptos centrales: 

  • Las recompensas de equipo (adaptadas a la edad y situación).
  • La responsabilidad individual (el éxito del grupo depende del esfuerzo de todos los miembros).
  • La existencia de iguales posibilidades de éxito (todos los integrantes del grupo tendrán la posibilidad de conseguir el éxito, mejorando resultados anteriores).

Para este autor, los beneficios del aprendizaje cooperativo son múltiples: los niños van a desarrollar actitudes positivas hacia el aprendizaje, se verán favorecidas sus relaciones sociales, aumentará su motivación y autoestima, aprenderán a desarrollar habilidades para resolver conflictos, se promueve el respeto, opinando, escuchando y desarrollando mayor tolerancia hacia los demás.

Todavía no estás al 100% seguro/a de querer o poder COOPERATIVIZARTE, no te preocupes, sigue leyendo…

¿Es una moda más o una metodología consolidada?

Hay algunos autores, como Ferreiro y Calderón (2001) que se remontan a la prehistoria, donde los hombres primitivos cooperaban a la hora de cazar o recolectar, realizando actividades en grupo. La propia Biblia hace referencia a la cooperación y ayuda al prójimo. También en uno de los libros sagrados de los hebreos, el Talmud, aparece la idea de aprender los unos de los otros. Para poder entender el texto, tenían que contar con la ayuda de un compañero.

Brown y Atkins (1988) señalan a Sócrates, que utilizó la metodología cooperativa cuando enseñaba a sus alumnos en grupos pequeños. Por su parte, Johnson, Johnson y Smith (1997) sitúan el origen del aprendizaje cooperativo en el siglo I d.C., momento en el que aparecen grandes filósofos y pedagogos como Quintiliano, que destaca por su interés en el juego como recurso educativo, por tratar de dar importancia a la distribución de los alumnos en la clase y por pensar que los estudiantes más aventajados podían ayudar y enseñar a los que más lo necesitan. También apuntan a Séneca, que enfatiza el valor de enseñar para aprender, puesto que enseñando también se aprende.

Debo mencionar  a Jan Amos Komensky (1592-1670), conocido como Comenio, por ser el primero en proponer una verdadera revolución pedagógica y una transformación educativa universal, planteando una búsqueda de metodologías didácticas activas para lograr un aprendizaje significativo. Estas metodologías alternativas proponían pasar de la enseñanza individualizada a  la enseñanza cooperativa en grupos. 

Se habla también de aprendizaje cooperativo en la Inglaterra de finales del siglo XVIII, Joseph Lancaster y Andrew Bell utilizaron el cooperativo en sus proyectos pedagógicos. Y de Inglaterra nos trasladamos a la ciudad de Nueva York, donde Francis Parker abre la Escuela Lancasteriana en el siglo XIX, aplicando el método cooperativo y difundiendo este aprendizaje en la cultura americana.

Pero es en el siglo XX cuando los métodos cooperativos cobran importancia, aplicando las técnicas de este aprendizaje en el ámbito escolar de EEUU y Canadá, para posteriormente extenderse a Israel, Holanda, Noruega, Inglaterra, Italia, Suecia y España.

Tras este exhaustivo repaso de la historia del aprendizaje cooperativo, se puede afirmar que no es algo nuevo, no es una experiencia innovadora reciente, tiene una larga trayectoria en el mundo educativo. Pero lo que sí es bastante novedoso es la demostración de su eficacia a través de investigaciones experimentales, situándolo por encima de otros métodos de aprendizaje.

CONTINUARÁ…MIENTRAS TANTO: ¡COOPERATIVÍZATE!

La Vuelta al cole en un jardín Waldorf.

La Vuelta al cole en un jardín Waldorf.

Comienza Septiembre y con él la vuelta al cole.

Este no es sólo un hecho relevante que ocurre en un momento concreto del año, es un proceso muy importante y que repercute en todos los ámbitos de la sociedad; con mayor o menor intensidad y cercanía.

Este momento lo he vivido durante muchos años como maestra , como alumna  y como parte de la familia, pero, en este caso , voy a añadir y a contar  cómo he vivido la vuelta al cole de una forma, en un lugar  y con un enfoque pedagógico totalmente novedoso para mí mientras realizaba mi curso de Post grado de Pedagogía Waldorf en Educación Infantil .

Conocemos Waldorf

La Pedagogía Waldorf constituye una aportación a la renovación pedagógica, avalada por una experiencia de más de 90 años. Especialmente en países centroeuropeos y nórdicos forma parte muy importante de la vida educativa y cultural.

Creada por el filósofo y profesor en la Universidad Popular de Berlín Rudolf Steiner, la Pedagogía Waldorf surgió en el marco del gran movimiento de Escuelas Nuevas de comienzo del siglo XX. Poco después de la Primera Guerra Mundial Rudolf Steiner recibió el encargo de organizar y dirigir una escuela libre en Stuttgart, para los hijos de  los trabajadores de la fábrica de cigarrillos Waldorf-Astoria. Aceptó la invitación y formó al primer equipo de maestros del centro, dirigiendo durante cinco años la nueva escuela destinada a ser un modelo educativo y social vivo.

La didáctica de la Pedagogía Waldorf se basa en la creatividad del maestro y el objetivo máximo es el de respetar el proceso madurativo de cada alumno, así como el de equilibrar y fomentar sus capacidades intelectivas, su sensibilidad artística y su fuerza de voluntad para conseguir una formación que, cuando adulto, le permita desplegar su potencial e iniciativa para responder a los desafíos de la vida y para que pueda aportar nuevas ideas e impulsos a la sociedad futura.

 “La educación ha de llevarse a cabo de forma artística, en un ambiente libre y creativo. Ha de basarse en una amistosa colaboración entre maestros y padres porque los alumnos tienen que ser siempre el centro de toda la actividad escolar”.

Rudolf Steiner.

Comienza el curso.

 

Cuando empezó el curso , a primeros de Septiembre, era como una niña más que se incorporaba a un lugar nuevo y , al entrar en las aulas, me sentí como en casa cuando era pequeña y recordé cómo aprendía viendo a mi abuela e imitando cada pequeña cosa, cada detalle que tanto valor ha tenido para mí de adulta. Percibí el cuidado, la belleza, la verdad, el detalle, el amor, el agradecimiento, la voluntad , el sentido y entendí la denominación de jardín y de jardinera.

El maestro , como el jardinero, tiene una gran labor que primero parte de trabajarse y cultivarse él mismo constantemente para poder guiar y dar ejemplo a los niños que la vida le ponga en su camino.

Por ello, en los primeros años de vida, en el primer septenio y en la época del jardín lo que más se trabaja es la voluntad o disciplina que nos hacer conectar con quiénes somos , con nuestro Ser y desde ahí expandir la luz a los demás.

Ya al entrar en el espacio repleto de árboles, de arena de playa , de cataratas; incluso de gnomos y hadas , ya sentía que aquello no tenía nada que ver con lo que había visto y experimentado durante tantos años de trabajo en magisterio.

Los niños de infantil estaban en un lugar mágico, protegido, cuidado y adaptado a sus momentos . Nada más atravesar la verja que lo separaba del sendero de árboles que llevaba a los diferentes edificios, estabas en un jardín con pinos, escalones, plantas, troncos, piedras, terraplenes, columpios.. Te invadía la sensación de libertad y protección puesto que cada obstáculo y elemento estaba cuidadosamente colocado pero a la vez formaba parte de la naturaleza  y de un aprendizaje natural, respetuoso y cuidado pero no controlado.

Ese jardín repleto de aprendizajes , de secretos que las estaciones iban transformando  con nieve, hielo, insectos, pájaros…el campito para jugar fuera y sumergirse en las zarzas, flores, charcos, piedras … constituían un gran número de importantes retos y aprendizajes donde los niños probaban su voluntad, sus habilidades, su coraje, combatían sus miedos, potenciaban su fuerza natural de descubrir , de compartir, de explorar…

En medio del jardín había casitas de madera con comedero para pájaros lleno de las miguitas del desayuno y al entrar  era  un hogar cálido con paredes de madera, un aparador con la comida del desayuno, un hall para recibir y despedir con banquitos de madera, estanterias con las zapatillas y botas de agua, perchas con bolsas de tela pintadas por los niños con sus familias , el baño y el aula  confortable revestida de madera, con una mesa central rodeada de sillas donde trabajar, compartir, preparar y almorzar juntos. Las estanterías con las tablitas de madera para colorear, pintar y trabajar, rincones y cestitos de mimbre con muñecos de lana, troncos, piedras, corchos, cajoncitos con hilos, agujas, telas, dedales, pinturas hechas de cera de abeja , la cocina como corazón de la casa – aula con platos, vasos, cucharas  y todo lo necesario para hacer cada día el desayuno, cocinado con amor por la maestra, y la mesa de estación que de forma sutil iba cambiando de colores y adornos a medida que los meses iban pasando  .

Mi mente de maestra experimentada buscaba los juguetes de plástico, las construcciones, las ceras, la plastilina, las mesas separadas por grupos con colores llamativos y…las fichas, los múltiples libros que no sabía cómo y dónde poner y que me llevaba días colocar en mi clase llena de posters, dibujos, colores…En este caso todo era sobrio, tranquilo, sereno, cuidado, natural ; madera y paredes rosa para el alma inocente del niño pequeño pero, ni rastro de  aparatos de música, pantallas ,televisores ni  ningún tipo de juego electrónico.

No había fichas , ni especialistas de inglés, ni de alemán, ni clases organizadas por horas donde venían e iban diferentes profesores corriendo de un lado a otro .

En estos primeros años la música viene de la voz natural, todo verdadero y humano y está presente en todas las actividades.

Aquí estaba la maestra tranquila, firme, cariñosa, cuidando cada detalle sin que se notara siempre trabajando, sin fichas, sin libros pero siempre haciendo algo que los niños imitaban . Trabajos que , al principio, en nuestro trajín diario se menosprecian y pasan desapercibidos pero que tanta sabiduría y aprendizaje valioso esconden.

Mis primeras conclusiones.

Aprendí a ver la importancia de fregar, de recoger, de barrer, de sacudir el polvo, rastrillar las hojas de los árboles, tender las telitas, llevar la cesta a “madre tierra” para reciclar, de lavar las telitas cada vez que acababa el trimestre, de utilizar las sillas como obras de la ingeniería arquitectónica, de dejarte llevar por las acuarelas y sentir que la vida no se controla si no que fluye  y es impredecible, limpiar con estropajo cada tablita de trabajo, de atar y desatar el delantal para hacer pan  y hacer las tareas de casa . ..

Para mí, maestra experimentada, fue entrar en un mundo nuevo que me gustaba pero a la vez ponía en entredicho lo aprendido hasta el momento . Ahora observaba, daba ejemplo y era impecable en mis gestos, palabras y movimientos. No debía organizar, ni intervenir sino estar presente y cuidar cada detalle dando ejemplo y mostrándome serena y cercana pero dando espacio a los niños y respetando sus tiempos , sus espacios, sus emociones y procesos porque ellos y no yo, son los protagonistas .

La organización de espacios y tiempos.

En cada aula, los grupos heterogéneos de unos 15 alumnos por clase, con niños y niñas de edades mezcladas entre los 2 y 6 años y donde conviven hermanos y los mayores cuidan y hacen de modelo de los más pequeños que son inspirados por ellos había calma y tranquilidad . Al comienzo del curso, si algún alumno es nuevo , uno de los padres está en clase participando y acompañando pero sin intervenir para dar esa seguridad al niño hasta que se le vea preparado y seguro.

El ritmo constante cada día muy bien marcado con momentos de expansión y concentración , con actividades dentro y fuera; siguiendo el ejemplo natural de la respiración y del seguimiento del tiempo, del proceso que lleva a un fin para adquirir el sentido de lo que se hace y ocurre.

Se comienza a las 8 de la mañana porque el cuerpo está mejor preparado temprano después de un buen desayuno y se termina a la hora de comer con tiempo para descansar y disfrutar de la tarde y los niños van entrando a su ritmo y según sus necesidades y las de sus familias.

En Septiembre no hay unidades didácticas, ni eje motivador, ni se realizan las actividades del día en el periodo de adaptación ( Lunes: pintar con ceras, Martes: Modelar con cera de abeja, Miércoles: hacer pan, Jueves: euritmia, Viernes: acuarela ), si no que se aplica el ritmo del Verano Tardío y culmina con la fiesta de Micael que aporta el valor de la gratitud y el coraje .

Es una vuelta al cole calmada, familiar, natural y repleta de cariño, aprendizajes ,familia ,detalles y códigos que darían para muchos artículos más.

Finalizo éste recordando las dos  frases que más me impactaron como maestra y persona y que me han servido para mi vida :

“El maestro debe ser digno de ser imitado “ y “ Haz de todo lo que hagas un arte”.

Sea en la escuela que sea y desde el enfoque que sea:

¡Feliz vuelta al cole!. 

 

Ruth Josa Jurado.

 

 

 

 

Pin It on Pinterest