VUELTA AL COLE. ¿LAS SENTÍS?

¿Las sentís? ¡Sí, a esas mismas me refiero! ¿Vosotros también las sentís, verdad? Esas inquietantes cosquillas que se asientan justo aquí, en la boca del estómago, para permanecer burbujeando tooooda la noche previa al primer día de vuelta al cole. ¡Esas mismas!

Pero noooo, que no me refiero a las de los niños, que va… Hablo de las nuestras, ¡Las de los maestros! Esa sensación física difícilmente controlable… ¿De dónde creéis que procede? ¿Lo sabéis?

 

En mi caso yo sí lo sé, y os lo voy a contar, por haber sido el día de ayer una fecha tan entrañable y especial para mí, la del cumple de “MYU”, y ser este el motivo principal por el que hoy por hoy sigo teniendo (y disfrutando) esas cosquillas traviesas…

 

Durante mucho tiempo, desde mis tiernos comienzos como maestra, mis circunstancias una y otra vez siempre venían siendo un tanto tal que así… 

Sin embargo, sucedió que un precioso día, hace aproximadamente un año, las fuerzas universales de la atracción me llevaron a conocer a un gran maestro y persona que me abriría las puertas de una realidad muy distinta a la que llevaba viviendo, transformando mi visión de las cosas tal que así…

Hoy por hoy… ¡Cuánto ha cambiado el cuento! Da igual a donde me dirija, lo que me suceda o con quien me cruce y relacione, porque el cambio de enfoque que durante todo este año esta experiencia de vida “MYU” me ha aportado ha abierto ante mí una infinidad de posibilidades para elegir la realidad que yo quiera y decida vivir. Esa que yo determine, única y exclusivamente mía, diferente e incomparable a cualquier otra de cualquier otro ser humano e inhumano del planeta tierra y alrededores. Porque ahora ya sé qué es lo que lo cambia todo y lo que deseo para mí…

Y desde aquí quiero seguir caminando, jugando, aprendiendo, disfrutando, riendo…

Y sí, claro que sí, cómo no voy a sentir cosquillas aquí en la panza si… ¡ES LA VUELTA AL COLE!

¡GRACIAS POR LEERNOS!