EL BINGO DE LAS EMOCIONES

Ya hace tiempo comenté la gran utilidad del juego de hundir los barcos para trabajar la gramática en inglés de una manera más lúdica en Secundaria en esta otra entrada:

 https://www.miranosyunete.com

Otro de los juegos que me ha funcionado siempre muy bien es el bingo, pero en particular un tipo de bingo que invita a trabajar con las emociones que, como sabemos, a esas edades son de los aspectos más importantes en el aula.

Para realizar esta actividad se necesita:

  • una bolsa

  • 10 fichas de emociones

  • papelitos o fichas de colores para ir cubriendo las emociones en el tablero

  •  tableros por equipos de 3 x 3 (tanto como número de equipos haya). En mi caso, por ejemplo, yo suelo trabajar con grupos de 3-4-5 miembros y necesité 6 tableros.

Hacer los tableros es muy sencillo: se prepara una tabla de 3 x 3 en la que se incluyen aleatoriamente todas las emociones y en cada tablero se quita la emoción del centro. Las emociones que yo he trabajado siempre han sido estas: enfado, amor, ser guay o chulo, mix de emociones, alegría, asco, tristeza, miedo, felicidad e infelicidad.

He aquí una muestra de cómo quedarían los tableros:

Y nuestras fichas:

Estos tableros están extraídos de este blog: https://www.carrieelle.com/printable-kids-games/ Pero también los podemos crear fácilmente nosotros, en cuyo caso aconsejo plastificarlos para poder aprovecharlos más tiempo. Por falta de tiempo nunca he conseguido hacerlo, pero si uno crea un bingo con las caras de los profesores y sus emociones es mucho más divertido para los alumnos.

El juego consiste en lo siguiente:

1) Por un lado es un bingo normal y cada grupo gana un punto para su equipo si tiene la emoción que sacamos de la bolsa en su tablero; pero ahí no acaba la cosa.

2) Además, cada equipo tiene la oportunidad de ganar puntos por cada experiencia compartida (en inglés, claro) relacionada con esa emoción. Se permiten un máximo de 3 aportaciones por emoción y siempre se dará prioridad al grupo que levante la mano primero.

3) Por último, los equipos también pueden ganar puntos por reaccionar y comentar la experiencia compartida por el compañero. De ese modo trabajamos la escucha activa y la empatía.

Así que, en definitiva, el juego no es un mero juego de azar, sino que los equipos que más participen serán los que más puntos tengan.

Espero que os haya resultado de interés y que lo utilicéis en vuestras clases.

¡GRACIAS POR LEERNOS!