¿LOS DEBERES TIENEN SENTIDO EN UNA ESCUELA INCLUSIVA?

Después de haber leído este artículo me gustaría que reflexionaras sobre el papel que tienen los deberes en tus clases ¿Qué aprenden tus estudiantes con ellos? ¿Ahondan en las desigualdades socioeconómicas de tus alumnos?

Antes de meternos de lleno a por los deberes, me gustaría compartir con vosotros la definición de educación inclusiva según la UNESCO: 

¨implica que todos los niños y niñas de una determinada comunidad aprendan juntos independientemente de sus condiciones personales, sociales o culturales, incluidos aquellos que presentan una discapacidad. Se trata de un modelo de escuela en la que no existen “requisitos de entrada” ni mecanismos de selección o discriminación de ningún tipo, para hacer realmente efectivos los derechos a la educación, a la igualdad de oportunidades y a la participación.¨

Si tenemos en cuenta esta definición, el hecho de que se manden deberes que requieran la posible ayuda paterna o de un profesor de clases particulares puede generar polémica. Hay estudiantes que no cuentan con una estructura familiar o con los recursos económicos suficientes para recibir ayuda o la atención que se merecen en sus tareas escolares.

¿Para qué se suelen mandar los deberes?

Me gustaría que reflexionáramos cuáles son los objetivos más comunes cuando se suele mandar tarea a nuestros estudiantes.

  • Repasar lo aprendido en clase: por lo general se trata de ejercicios cerrados tomados del libro de texto que buscan respuestas concretas. No fomentan la reflexión del alumno, si no más bien ir al dato.

  • Ampliar la lección: de nuevo, se trata de ejercicios de tipo enciclopédico en el que se busca copiar información sin reflexionar sobre ella.

  • Finalizar en casa las actividades no completadas en clase. Este tipo de tareas suelen ser las que más quebraderos de cabeza suelen traer a los estudiantes y en las que más ayuda suelen necesitar.

Alternativas a los deberes tradicionales

Me gustaría compartir el siguiente decálogo de Pilar Lacasa y Carmen Cruz que puede ayudarnos a hacer nuestros deberes más inclusivos:

  1. Partir de los intereses de los alumnos y alumnas.

  2. Estar planteados en situaciones reales.

  3. Medir su dificultad para que no sea ni excesiva ni insuficiente.

  4. Poner tareas abiertas y con muchas vías de solución.

  5. Facilitar el uso de materiales diversos.

  6. Posibilitar la interacción con otras personas.

  7. Buscar significados que salgan de las paredes del aula.

  8. Fomentar una reflexión guiada sobre el contenido.

  9. Permitir que el alumno reflexione sobre su propio aprendizaje.

  10. Facilitar una reelaboración de contenidos aprendidos en clase y no solo su repetición o repaso.

Reflexión final

En un principio, parece que el concepto de deberes no encaja bien con lo que implica una escuela inclusiva. No obstante, es posible seguir unas buenas prácticas para que estos sean lo más inclusivos y significativos posibles. Si se mandan deberes, es importante que estos se conviertan en una herramienta de empoderamiento de todos los alumnos (y no solo de los que cuentan con ayuda en casa). 

Si te gustaría ampliar tu camino hacia una educación más inclusiva, te recomiendo hacer este reto de 7 días para crear un aula más inclusiva: https://revolucionalaclase.com/2017/11/25/aula-inclusiva/

Bibliografía

Lacasa, P. y Cruz C. (2002): ¨Los deberes ¿otra vez la escuela en casa?¨ en PMadres de alumnoas, Nº 72, Diciembre 2002, pp. 9-11.

UNICEF, UNESCO, Fundación Hinemi: Hacia el desarrolo de escuelas inclusivas. Recuperado de:  http://www.ite.educacion.es/formacion/materiales/72/cd/curso/unidad1/u1.I.2.htm

¡GRACIAS POR LEERNOS!