¿QUIERES SABER CÓMO ENSEÑAR A TUS ALUMNOS A PEDIR PERDON?

Los problemas en el colegio son el día a día de nuestra aula. En este artículo vas a aprender una técnica para enseñarles a pedir perdón para esos momentos cuando un “lo siento” no es suficiente.

Aunque el profesor puede considerarse como el principal motor de solución de los mismos, es importante empoderar a los estudiantes a tomar responsabilidad por sus acciones sin violencia. Esta técnica puede usarse entre estudiantes, incluso si ambas partes han causado daño. También puede usarse entre el profesor, el alumnado y viceversa (es fundamental ser un ejemplo de conducta para ellos).

Gracias a esta técnica de resolución de conflictos, tus estudiantes usarán el diálogo para la reparación de los daños causados. Aquí tenemos un ejemplo de conflicto frecuente en el aula:

Los estudiantes van llegando poco a poco al aula de primero de ESO (13 años). Jaime pisa sin querer la mochila de Patricia, su compañera de al lado. Al pisar con la suela ha ensuciado sin querer un peluche que tenía colgado de llavero. Jaime se disculpa, pero Patricia se enfada y deja de hablar a Jaime en toda la clase.

1.Identificar el problema

En esta fase, la persona que ha ofendido a otra admite su error ante la otra.

Jaime: Hola Patricia, siento que no haya visto tu mochila y he pisado tu llavero. Me gustaría pedirte disculpas.

2.Hacer una lluvia de ideas con posibles soluciones

En esta fase para enseñar a pedir perdón, los estudiantes tratarán de proponer una solución que funcione para ambas partes (se puede escoger de una lista que la clase haya creado previamente). Podría ir así:

Jaime: ¿Qué te parece si voy al baño y te limpio tu llavero con agua? O si lo prefieres puedo darte el que llevo yo en mi mochila.

3. Seleccionar una solución

Una vez expuesto posibles soluciones, la persona ofendida elige una o puede sugerir otra siempre y cuando la otra parte esté conforme. En caso de que aún así no sea suficiente, la persona que pide perdón puede:

  • Pedir que se vuelvan a considerar las posibles soluciones.

  • Disculparse verbalmente y dejar las cosas como están.

Es importante enseñar a nuestros estudiantes a ser pacientes, a veces es necesario esperar un tiempo para poder reparar el daño hecho y reconstruir las amistades.

4. Tomar acción

En el caso de que hubiera un acuerdo en una posible solución, la persona que pide perdón tiene que completar la acción a la que se haya comprometido.

5. Revisar

Ambos estudiantes revisan que las cosas están mejor después de 1 o 2 días. Se puede hacer con una conversación amistosa o a veces una simple sonrisa es suficiente.

Si te ha gustado este artículo, no te puedes perder este otro: ¿Qué hago cuando hay un conflicto entre estudiantes? Pincha en este enlace para leerlo.

Bibliografía

Linda Crawford y Christopher Hagedorn (2009): Classroom discipline. Guiding adolescents to responsible independence, The Origins Program, Minneapolis, pp. 221-222.

¡GRACIAS POR LEERNOS!