EL DUENDE MÁGICO

Esta actividad se me ocurrió hace 6 años y la empecé a poner en práctica en casa con mi hijo mayor. Lo he vuelto a hacer con el pequeño. Y la verdad, funciona muy bien.

Es importante que para realizar esta actividad, el alumnado debe tener un mínimo conocimiento de la lectura.

Se puede empezar a partir de los 5 años, e incluso adaptar el texto como queramos, teniendo siempre en cuenta el ritmo y nivel de aprendizaje lector de cada un@.

Pueden ser sólo palabras, o frases cortitas, y a medida que vamos avanzando, el texto irá siendo un poquito más largo.

La actividad se puede introducir de la siguiente manera:

Se les cuenta que hay un duende que es mágico, por eso se llama el Duende Mágico. Que está muy contento porque ya estamos empezando a leer. A este duende le encanta aprender a leer con los niños y las niñas, porque así les ayuda también a conocer palabras y frases.

Es un poco travieso, porque irá dejando mensajes sorpresa por cualquier lugar de casa o el buzón. ¡Incluso por los cajones!.

Quiero matizar que es una técnica que nos puede ayudar a introducir tareas que pueden ir haciendo en casa de manera autónoma, y recibir un reconocimiento por parte del duende a través de sus mensajes, que tendrán ganas de leer.

Por ejemplo, si a veces les cuesta ir a dormir, podemos decirles que puede que el duende, antes de irse a su cama les haya dejado un mensaje de buenas noches (hay que crear ilusión en este personaje, como si fuera el Ratoncito Pérez, por ejemplo). El mensaje podrá estar debajo de la almohada, o de la cama.

Inmediatamente tendrán ganas de ir y buscar el mensaje, y seguro que se acuestan emocionad@s porque al día siguiente tendrán otro para recibir los buenos días (este mensaje puede estar en el vaso de lavarse los dientes, y el mensaje puede tener una frase que les premie y felicite por hacer esta acción).

De esta manera, si queremos conseguir que hagan de manera autónoma alguna tarea, el mensaje que encontrarán, estará redactado para premiarla.

Además podemos trabajar las emociones e incluso subir la autoestima, si están pasando algún mal momento. El mensaje que dejará el duende será de ánimo, animando a que en el cole lo pasará bien, y que él por ejemplo, jugará a correr.

Espero que os sea de ayuda, y lo pongáis en marcha porque funciona de maravilla.

MUY IMPORTANTE: hay que ser muy constantes y hacerlo todos los días varias veces. Que no se pierda la ilusión. La actividad se irá dejando de hacer cuando veamos que ya van leyendo mucho mejor, o cuando ell@s decidan que ya nos es importante el duende para ell@s.

Ahí el duende dejará un mensaje de despedida.

Aquí os dejo una plantilla hecha por mí, por si queréis utilizarla, o crear la vuestra.

FELIZ LECTURA MÁGICA

¡GRACIAS POR LEERNOS!