¿COMO EVALUAMOS EN LA ESCUELA INFANTIL?

EVALUACIÓN ¡qué palabra más grandota para los niños y niñas de mi aula ,en general para todos los niños y niñas cualquier  escuela infantil en cualquier parte del mundo.Una palabra tan enorme que a veces da miedooooo…tanto o más como un monstruo en un  cuento cualquiera……

Es sólo eso, un palabra, que no refleja nada más que  algo que parece muy grande pero que a ras de suelo , el suelo de mi pequeña aula, se reduce a lo siguiente:

Desde mi  corta opinión, y sin que nadie se sienta ofendido, la evaluación, como tal ,no debería existir en estas edades, al menos tal  como se considera  desde  algunos entornos educativos y familiares (educadoras y familias).Hablo de aquellas situaciones en las que  importa mucho más si mi alumno/a o hijo/a ha logrado o no determinados objetivos como si no los fuera  a conseguir jamás…

Es cierto que la normativa para los centros educativos de 0-3 establece que se haga entrega   de un informe  trimestral dónde se evalúan los logros adquiridos a modo de capacidades , en base a unos ámbitos de experiencia .Estos items o informe abierto (cada  escuela establece su formato) son consensuados por todos y cada uno de los profesionales /educadores que conforma el equipo educativo y se lleva a debate incluso  con ayuda del equipo de atención temprana si fuera necesario.

Ahora bien….¿qué pasa….si como educadoras le damos una vuelta a esto? y si nos preocupamos más del medio y menos del fin? no estaríamos tan pendientes de saber si encaja o  no las figuras en una puzzle o si come sól@ sino que sabríamos si disfruta comiendo o si le resulta satisfactorio encajar esas piezas .EL DISFRUTE por el DISFRUTE ,  claro está que debe quedar reflejado de alguna manera  ese logro o adquisición, pero  así, sin más ,sin comparativa ,sin que sea el item el que nos paute, lo que debe haber conseguido por su edad. ..

De esta manera nos olvidaremos  de dedicar nuestro día a día, a valorar esos logros que a menudo se convierten en una cruz y pasaríamos a estar a su altura,y, de manera natural ,disfrutar de esas vivencias que se dan en las aulas a cada segundo, Esa manera tan bonita que tienen de Estar, de Ser en el aula, de Mirar, de Mirar-nos, de Jugar . Así y solo así conseguiremos que la estancia en el aula se convierta en un deseo por permanecer en ella y no en una carrera por comparar.

Como educadoras dejemos fluir ese proceso enseñanza -aprendizaje facilitando esos pequeños avances de nuestros alumnos y así podemos evitar que las familias vean esos informes trimestrales como unas notas que los niños deben aprobar.

Veís? el monstruooooo… ¡no era tan malo! jeje

By @angiemoon75

¡GRACIAS POR LEERNOS!