NO SOLO REGLETAS

No solo son regletas y formas geométricas. No solo son colores  y tamaños. No solo es cálculo, lógica, matemáticas y geometría. Es colaboración, trabajo en equipo, cooperación, aportar ideas, escuchar ideas, tener ideas y llevar a cabo ideas buscando un bien común.

Os presento una sesión realizada en mi clase que resultó ser bastante lúdica buscando los objetivos antes mencionados aunque el principal no era las matemáticas sino la organización dentro de un equipo y la aportación y respeto de ideas.

Sesión 1:

Con una gran cantidad de regletas y formas geométricas les propuse a mis alumnos organizados en equipos (4 equipos de 6 componentes) que construyeran algo organizando las regletas a su gusto en el suelo (les di ejemplos como un sol, una flor… para orientarlos un poco). Ninguno de los grupos construyó nada pues cada uno hizo la “guerra por su lado” Además observé como alguno niños no aportaban o no eran escuchados por lo que desistían de jugar.

Tras verificar que ningún grupo construyó nada, charlamos sobre la manera de organizarnos y pudimos constatar que es mejor hacer una puesta en común antes de iniciar un trabajo (siempre les digo a mis alumnos primero mirar, luego pensar y luego hacer)

Sesión 2: 7 minutos

Puesta en común sobre lo que querían realizar y la mayoría de los equipos pudieron construir el objeto deseado.

Pude verificar en esta segunda sesión  que hubo una puesta en común antes de iniciar la obra pero tardaron mucho para la “ escasa calidad” de la obra pues aunque estaba claro que querían hacer un sol, no hablaron de cómo hacerlo, de hecho salieron varios soles aunque el objetivo era solo uno entre todos. Volvimos a charlar sobre nuestro trabajo y constatamos que hubo mejoría pero seguimos sin lograr el objetivo. También pude ver que los que antes no participaron ahora si pues  tenían más claro lo que querían hacer.

Sesión 3: 7 minutos

Les di una imagen visual de lo que tenían que hacer y yo mismo les puse la primera y la última pieza. El resultado final fue muy satisfactorio pues copiaron el modelo, el color y el tamaño.

De nuevo charlamos sobre los resultados y pudimos ver que copiaron el modelo dibujado por mí y pusieron las regletas tal cual estaban dibujadas además de que unos se autoproclamaron lideres del proyecto y no dejaban participar a los demás al grito de: “¡Quita que no es así, tú no sabes!”

Aquí es justo donde quería yo llegar pues el trabajo está bien hecho pero sin esfuerzo previo pues solo copiaron el modelo y además no fue tan divertido pues solo participaron los líderes. Por lo tanto les mostré mi rechazo a un trabajo bien hecho:

  • Nada de creación, solo repetición.

  • Nada de pensamiento, solo mirar y copiar.

  • Nada de trabajo en equipo, imposición y abandono.

  • Nada de divertido, enfados y riñas por poner las piezas.

Pudimos comprobar cómo un trabajo bien hecho no siempre es lo perfecto o lo ideal y les animé a buscar y desarrollar sus propias ideas. Tenemos que tratar de crear en nuestras cabezas un modelo único e irrepetible, solo nuestro, que no nos acostumbremos a cerrar nuestra mente y que nos digan lo que tenemos que hacer en cada momento. Ser capaces de trabajar en equipo, de escuchar y aprender de los demás respetando y haciéndose respetar.

Como profes y padres, no les demos el camino hecho, démosle unos zapatos para que ellos recorran su propio camino.

Los sigo poniendo ante juegos de este tipo y he podido evaluar que unas semanas después de esa actividad mi clase se organiza mejor y más rápidamente para realizar ejercicios comunes, han decrecido los conflictos por la posesión de objetos y que son más participativos en las asambleas. Además de notar una mejora en la atención en las explicaciones.

Espero que si deciden poner en práctica esta actividad en clase como ustedes padres, en casa, con los hermanos, los resultados sean tan satisfactorios como los obtenidos en mi clase.

Raúl García.

Maestro ed. infantil

¡GRACIAS POR LEERNOS!