SUPERMERCADO DE AULA EN EI.

Hola, soy Patricia Cortés Cuadrado y en este artículo veréis una experiencia real de un proyecto educativo donde os cuento como montar un supermercado de aula en la etapa de Educación Infantil.

El primer paso para poder comenzar es realizar una asamblea con nuestro alumnado y partir siempre con una pregunta ¿qué sabéis sobre los supermercados?.  Ahí, conoceréis la visión de vuestros niños y niñas y como no, de sus conocimientos previos.

Posteriormente, debemos crear un nombre para nuestro supermercado. Este deberá realizarse a través de una asamblea donde de forma democrática y con el máximo respeto entre todos/as, cada uno dirá el nombre que crea más acertado. Posteriormente, serán valorados, y se irán reduciendo a medida que cada uno tenga más o menos votos.

En mi experiencia, el nombre que obtuvo mayor puntuación fue: “ESCAISI” con un punto de diferencia frente a “CALZONCILLOS DE SUPERMÁN” (un gran alivio que nuestro supermercado finalmente se llamará Escaisi).

Cuando ya tenemos el nombre, los niños y niñas en colaboración con el tutor o tutora, comenzarán a elaborar las letras y el cartel donde aparecerá el nombre. Podéis usar papel continuo, y todo tipo de colores y ceras para que experimenten. También, dejarles recortar las letras y de esta forma, la motricidad fina será entrenada.

El resultado fue brillante:

Una vez realizados estos pasos, comenzamos con la acción. Los niños y niñas, en colaboración constante con la familia,  traerán al aula folletos de revista y tickets que serán trabajados. También, nos enviarán envases vacíos de productos que vayan consumiendo y de forma autónoma, buscarán el mismo producto o parecido, recortarán su precio y lo pegarán en su envase.

 Después trabajamos los tickets y sobre todo los euros. Para ello, realicé las siguientes monedas y billetes donde fueron los propios pequeños/as quienes las pintaron. Cada caja del supermercado tenía en la mesa, el papel con el dinero. Tal y como se muestra en esta imagen:

 Por último, los niños y niñas colocaron todos los productos del supermercado según secciones. Para ello, estudiamos la estructura de los supermercados a los que iban.

Cuando estaba todo listo, realizamos una inauguración donde la delegada de clase de ese día, cortó el gran cordón que prohibía hasta ese momento el acceso al supermercado.

Además, contamos con las visitas de las familias todos los viernes, y también de otras clases del mismo colegio.

¿Qué te parece la experiencia?

Agradecimiento especial al docente Javier F. Rouco Ferreiro por su ayuda y consejos.

 

Si tienes alguna duda o deseas más información: patricia.cortes@udc.es

¡GRACIAS POR LEERNOS!