ÚLTIMO CURSO DE EDUCACIÓN INFANTIL. QUE LA MAGIA CONTINÚE…

¡Compartir es unirte al movimiento!

Llega Septiembre y comienzo con mis peques el último curso de Educación Infantil. Tengo la suerte de empezar con ellos en 3 años y trabajar durante los tres cursos con el mismo grupo. Esto es, sinceramente, maravilloso. 

Ellos ya son los “mayores” de Infantil y algunas familias se plantean dudas, miedos y muchas preguntas sobre cómo y qué se va a trabajar durante este curso, ya que en el próximo año se producirá el paso a Primaria. A mí, personalmente, me encanta que las familias planteen estas dudas y muestren interés,  pues a principio de curso es el momento  de explicar desde la base pedagógica y psicológica qué vamos a trabajar, cómo, por qué y para qué. Ahuyentar miedos y mitos , fundamentar nuestro trabajo y generar confianza. 

Así mismo, en muchos centros, nos encontramos con compañeros o documentos organizativos de centro que nos “exigen” trabajar ciertos objetivos que no se contemplan ni en el currículo oficial, sobre todo referentes a la lectoescritura y a ciertos “hábitos” que piensan que tenemos que trabajar durante este curso, para que según ellos, el tránsito y la adaptación a Primaria sean “adecuados” (como por ejemplo el hábito de lo deberes o que se “acostumbren” a estar más tiempo sentados haciendo trabajo individual, hábitos, en mi opinión,  innecesarios en esta etapa y contrarios a la naturaleza de los niños en esta edad.

 

Las recientes investigaciones en neuroeducación nos indican a qué edad el cerebro está preparado para alcanzar con éxito ciertos aprendizajes como, por ejemplo, la lectoescritura. La neuroeducación ofrece una nueva perspectiva de la enseñanza basada en la neurociencia. Neuroeducación, en palabras de Francisco Mora, es “tomar ventaja de los conocimientos sobre cómo funciona el cerebro integrados con la psicología, la sociología y la medicina en un intento de mejorar y potenciar tanto los procesos de aprendizaje y memoria de los estudiantes como enseñar mejor en los profesores”.

 Os dejo un breve vídeo de Francisco Mora en el que habla del proceso lectoescritor desde la perspectiva de la neuroeducación.

 

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que los niños de esta edad tienen unas características psicoevolutivas , cognitivas y emocionales que hay que respetar  y que cada niño tiene su nivel de maduración. Muchas veces, tengo la sensación de que al llegar a este curso de Educación Infantil, en muchas aulas se produce un proceso de velocidad y aceleración increíble. Forzar ciertos aprendizajes solo provoca efectos negativos como pueden ser apatía, desmotivación, frustración ,miedo,  impotencia e incluso ansiedad.

Por otro lado, no podemos olvidar que existen momentos determinados durante el desarrollo, en los cuales se produce una optimización de ciertos aprendizajes. Estos momentos son como “ventanas” que se abren en un momento determinado y, es, en ese momento, cuando cierta información sensorial, motora, familiar, social, emocional o de razonamiento, puede entrar por ellas. Estas “ventanas” se cierran con el paso del tiempo para abrir otras nuevas, por lo que es esencial aprovechar la apertura de estas “ventanas” y trabajar lo que realmente es importante durante ese período determinado para que aprendizajes posteriores se asienten sobre una base solida y sean significativos , eficaces y duraderos. 

 La mayoría de estas “ventanas” se abren de los 0 a los 6 años, de ahí la importancia que tiene esta etapa y lo esencial de prestar atención y aprovechar estos períodos sensibles de aprendizaje.

 

La etapa de Educación Infantil es una etapa maravillosa y sumamente importante en la vida de un niño. Lamentablemente, el trabajo que se realiza en esta etapa sigue siendo un gran desconocido para familias, e incluso para algunos compañeros. De ahí, la importancia de enseñar, de mostrar y de compartir las experiencias que se realizan en el aula y de trabajar codo a codo con las familias. 

Este curso, al igual que los anteriores de la etapa, debe estar lleno de experiencias que fomenten el juego, el movimiento, la curiosidad, el asombro, la imaginación, la creatividad, la capacidad de investigación y descubrimiento,  el respeto, el autoconocimento y proporcionar propuestas que fomenten y estimulen las distintas capacidades de nuestro alumnado. Experiencias emocionantes que hagan que los pequeños estén deseando volver a clase al día siguiente para continuar aprendiendo sin darse cuenta de que lo están haciendo. No podemos forzar aprendizajes para los que los niños aún no estén preparados, ni debemos alimentar ni abusar del trabajo de las tradicionales “fichas” manteniendo a los alumnos sentados mucho más tiempo del que pueden y deben estar.

Ahora que comienza el curso, defendamos esta etapa, el importante valor que tiene en la vida de un niño y concienciemos a familiares y compañeros de todo lo que se tiene que trabajar en ella que es muchísimo y crucial para el desarrollo de los niños y para la consecución de aprendizajes posteriores. Consigamos una Educación Infantil de calidad, respetando la infancia y acompañemos desde la calidez los  aprendizajes en estos años.

Compañeros y compañeras, no “primaricemos” la Educación Infantil. Al contrario, hagamos de Primaria una continuación de esta maravillosa etapa. Trabajemos respetando las características psicoevolutivas de nuestros alumnos y ofrezcamos experiencias que sean inolvidables para los pequeños y que desarrollen el potencial de cada uno de ellos . Y, sobre todo, recordemos que…

                                      ANTES, NO ES MEJOR

¡Compartir es unirte al movimiento!

¡GRACIAS POR LEERNOS!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Déjanos tu correo electrónico y mantente informado de todas nuestras novedades.

También puedes apoyarnos a través de una donación.