El uso de la mesa de luz. No todo vale…

¡Compartir es unirte al movimiento!

En los últimos meses, ha habido un “boom” en la utilización de la mesa o caja de luz, tanto en las aulas como en casa.

Cuando hace unos años comencé a usar este recurso en mi clase no me imaginaba que iba a disfrutar tanto con él, ni que podría realizar tantas actividades y tan variadas con los pequeños.

La mesa de luz es un elemento didáctico y de juego inspirado en el enfoque pedagógico Reggio Emilia. Tiene muchísimas ventajas, entre las que voy a destacar las siguientes:

  • Es una excelente fuente de estimulación multisensorial.
  • Favorece la atención y la concentración, tiene un gran poder cautivador para los alumnos, para atraer el interés de los niños de manera natural. La mesa de luz permite a los alumnos enfocarse en el material mucho mejor.
  • Propicia la relajación al utilizarse en un ambiente relajado, tranquilo.
  • Propicia el desarrollo de la motricidad fina y la coordinación óculo-manual.
  • Es un recurso tan mágico y especial que el aprendizaje se convierte en una experiencia divertida y única.
  • Es una gran fuente de exploración, experimentación y conocimiento.
  • Permite realizar actividades de cualquier área y temática.
  • Estimula el asombro,  la curiosidad, el pensamiento libre, la creatividad e imaginación
  • Es un maravilloso recurso para atender a la diversidad del alumnado

El hecho de haber aumentado el uso de la mesa o caja de luz, ha hecho que haya prácticas inadecuadas en la utilización de este recurso.

Como sucede en todos los ámbitos, lo principal antes de usar la mesa de luz es la formación e información: cómo es, instrucciones de uso, posibilidades, recomendaciones, cómo introducirla en el aula o en casa, materiales apropiados, etc.

Hay que tener en cuenta que es luz, que es delicado , que no es un juguete y que si no se usa adecuadamente puede provocar consecuencias negativas en la salud de los pequeños, sobre todo a nivel visual, por lo que no todo vale.

Algunos de los aspectos más preocupantes sobre el uso de la mesa de luz, los podría resumir en los siguientes puntos:

  • No se deben hacer mesas de luz con recipientes o cajas de almacenamiento de plástico transparente.
  • La superficie de la mesa de luz es de metracrilato opal blanco. No se pueden usar cristales pintados, ni colocar papeles encima del cristal para simular el metacrilato.
  • Las luces de Navidad no se pueden usar en la mesa de luz.
  • No es recomendable usarla más de quince o veinte minutos seguidos.
  • Los niños no deben estar solos mientras usan la mesa de luz.
  • Hay que tener cuidado y proteger la mesa de luz cuando  se realicen actividades de trasvases o con materiales líquidos, y nunca realizarlas los niños a solas.
  • No es recomendable usarla con bebés menores de 18 meses
  • Al contrario de lo que se cree, no se debe usar totalmente a oscuras.

La mesa de luz es un recurso fantástico, mágico, con unas enormes posibilidades de juego, manipulación, experimentación y aprendizaje. Solo es necesario usarla con propiedad, desde la formación necesaria para ello y con garantías de que lo que estamos haciendo beneficiará al niño y no al contrario. Por ello, a la hora de poner en marcha la utilización de este recurso es necesario recurrir a compañeros y profesionales cualificados y con la formación y experiencia necesaria para apoyaros y guiaros en este proyecto. Y en el momento de adquirir el recurso, es imprescindible que la mesa de luz esté homologada o en el caso de querer hacerla de manera personal, usar materiales adecuados y homologados. 

 Os animo a conocer este maravilloso recurso que aportará magia, asombro, creatividad y diversión al aprendizaje en vuestras aulas.

¡Compartir es unirte al movimiento!

¡GRACIAS POR LEERNOS!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Déjanos tu correo electrónico y mantente informado de todas nuestras novedades.

También puedes apoyarnos a través de una donación.