METODOLOGÍA MONTESSORI EN EL AULA DE PT

En este post os contaré cómo es mi forma de trabajo en el aula de Pedagogía Terapéutica. Se trata de cómo adapto la metodología Montessori a mi día a día, y lo quiero compartir porque creo que puede servir a cualquier docente, independientemente del aula  en la que trabaje y número de niños. ¿Intrigado/a? ¡Pues sigue leyendo!

Los elementos de trabajo que manejo con mis alumnos/as son los estándares de aprendizaje. Para cada niño/a selecciono aquellos estándares que pueden alcanzar en función de su Adaptación curricular y los resumo en una tabla por cada alumno/a, curso y asignatura adaptada. Es decir, si un alumno/a está en 4º de primaria, pero su nivel de competencia curricular en un área adaptada es de 2º de primaria, selecciono de los estándares de 2º todos aquellos que voy a trabajar. Aquí veis un ejemplo:

 

Una vez que tengo claro qué voy a trabajar con cada niño/a, paso a darles a ellos/as una tabla en la que volvemos a “traducir” juntos/as esos estándares que yo he seleccionado y les pregunto para ello: ¿cómo querrías trabajar esto? ¿Con qué tipo de texto te gustaría practicar la lectura?, ¿Te parece bien que pongamos este objetivo de esta forma?, etc.

De esta manera les hacemos protagonistas desde el principio de curso con la planificación de sus aprendizajes y son conscientes de lo que les vamos a pedir. Además, nos aseguramos que esos estándares van a conectar con sus intereses (porque les hemos preguntado) y por eso, van a tener más ganas de trabajar. Aquí os dejo un ejemplo de tabla con los estándares de un alumno de 4º con adaptación en el área de matemáticas a nivel de 2º:

¿Cómo funciona el día a día? Al llegar a la sesión en el aula PT, miran su tabla de estándares del área que les toque (generalmente lengua o mates) y eligen qué estándar (o cuáles) van a trabajar, coloreando la/las casillas correspondientes. El ritmo de trabajo lo marcan ellos y el material con el que trabajar también; aunque yo les animo a ir variando o cambiando de estándar si no les veo motivados.

Por ejemplo, una alumna decide trabajar en lengua el estándar de “escribir pequeños textos sobre mi serie favorita”. Puede decidir si lo quiere hacer en su cuaderno de apoyo, en el ordenador, en una pizarra blanca, etc.

¿Y cómo me organizo si cada alumno/a está trabajando algo distinto a los demás? La gran pregunta… donde aparece Montessori. Durante cada trimestre yo tengo en las mesas y estanterías del aula sólo el material que van a trabajar en este tiempo. Algunos son materiales propios de esta metodología (como las tablas de la suma, las letras de lija, el alfabeto móvil, el banco, las tablas de Seguin, etc.) y otros materiales son hechos o adaptados por mí. Previamente (en los primeros días del curso) les he explicado el funcionamiento de juegos y materiales, por lo que ya son autónomos cuando van a usarlos por sí mismos/as al elegir el estándar de trabajo.

Además, este conocimiento previo les ayuda a ser más creativos en su uso, crear nuevas formas de trabajo con ellos y en definitiva, ser capaces de auto regularse y no depender de la presencia del profesor para poder trabajar. Y por supuesto, no siempre trabaja cada niño un estándar diferente y les gusta unirse para hacer tareas juntos y ayudarse.

Finalmente, ahora os cuento la magia. ¡Tienen premio por trabajar! (ya que a mis alumnos/as les cuesta mucho ser autónomos). Hemos decidido entre todos/as que cada vez que completen una columna de casillas coloreadas (es decir, que hayan trabajado al menos una vez cada uno de sus estándares propuestos), pueden ir a una caja misteriosa que contiene premios. Estos premios se adecúan a sus intereses también porque les he preguntado a cada uno/a qué les gustaría encontrar. Os sorprenderá saber que me piden juegos de mates, pegatinas con letras… cosas que siguen siendo educativas. Obviamente, yo me encargo de meter en esa caja los premios sobre la marcha cuando veo que se van acercando a completar esas columnas de estándares. De esta forma, se “premia” que trabajen todos los estándares, no que elijan solo aquellos que menos les cuestan (que es lo que intentarían hacer).

Aquí veis un ejemplo de tabla del alumno cuando ya ha completado una columna de trabajo y por tanto puede pedir su premio.

¿Qué os ha parecido? Podéis mandarme vuestras preguntas por aquí y estaré encantada de resolverlas.

¡GRACIAS POR LEERNOS!