CONSTRUYENDO SUEÑOS

¡Compartir es unirte al movimiento!

“Cuando amor y creatividad trabajan juntos, es fácil esperar un impacto esencial, una huella indeleble, una obra maestra” (De la Torre, 2003).

Muchos autores y autoras han definido este concepto de “creatividad”, por ejemplo:

– Guilford (1952): “La creatividad, en sentido limitado, se refiere a las aptitudes que son características de los individuos creadores, como la fluidez, la flexibilidad, la originalidad y el pensamiento divergente”.

– Ausubel (1963): “La personalidad creadora es aquella que distingue a un individuo por la calidad y originalidad fuera de lo común de sus aportaciones a la ciencia, al arte, a la política, etcétera”.

– Piaget (1964): “La creatividad constituye la forma final del juego simbólico de los niños, cuando éste es asimilado en su pensamiento”.

– Torrance (1976): “Creatividad es el proceso de ser sensible a los problemas, a la deficiencias a las lagunas del conocimiento, a los elementos pasados por alto, a las faltas de armonía, etc.; de resumir una información válida; de definir las dificultades e identificar el elemento no válido; de buscar soluciones; de hacer suposiciones o formular hipótesis sobre las deficiencias; de examinar y comprobar dichas hipótesis y modificarlas si es preciso, perfeccionándolas y finalmente comunicar los resultados”.

– Gardner (1999): “La creatividad no es una especie de fluido que pueda manar en cualquier dirección. La vida de la mente se divide en diferentes regiones, que yo denomino ‘inteligencias’, como la matemática, el lenguaje o la música. Y en una determinada persona puede ser muy original e inventiva, incluso imaginativa, en una de esas áreas sin ser particularmente creativa en ninguna de las demás”.

Tal y como todos los autores recogen, se trata de una dimensión “sensible”, con capacidad para buscar opciones no conocidas ni previamente observadas, que fluyen desde lo más profundo de la persona y que enriquece su personalidad en conjunto.

Esta capacidad se puede y debe desarrollar desde todas las áreas y más allá del ámbito educativo. Desde el área de Educación Física se busca una CREATIVIDAD MOTRIZ, a través de contenidos lúdicos, expresivos, deportivos, artísticos, recreativos, rítmicos, culturales, etc…

Desde las propuestas didácticas podemos estimular la capacidad creativa de nuestros alumnos y alumnas de tal modo que se conviertan en creadores, transformando su mundo y todo lo que le rodea.

Imaginar, construir, investigar, colaborar, cooperar, ingeniar, descubrir, compartir, un sin fin de términos que confluyen en uno solo, que los engloba y los define: CREAR.

A través de la manipulación de los materiales, de la libertad de espacio y de organización, partiendo de una simple consigna: “Utilizando todo el espacio y material, intentad construir algo trabajando en conjunto”.

¡Este fue el resultado!

¡Compartir es unirte al movimiento!

¡GRACIAS POR LEERNOS!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Déjanos tu correo electrónico y mantente informado de todas nuestras novedades.

También puedes apoyarnos a través de una donación.