SESIÓN DE PLÁSTICA “MI DULCE”. EL ARTE EN LA ESCUELA, UNA HERRAMIENTA NECESARIA PARA LA MOTIVACIÓN Y COMO MOTOR DEL APRENDIZAJE

Para muchos estudiantes, la plástica es una asignatura menor, de las denominadas fáciles y poco relevantes a nivel curricular. Sin embargo, varios estudios científicos han demostrando que, aprender usando “estrategias artísticas” mejora significativamente el rendimiento académico del resto de las asignaturas no artísticas. Pero para que esta ayuda funcione, el arte ha de pasar a un primer plano como herramienta de trabajo y de transmisión de la información. No sólo se trata de enseñar a dibujar, pintar o moldear durante un rato a la semana ( en mi caso 1h los viernes), sino de usar esas habilida- des en cualquier otra asignatura. La razón final innata del arte para el cerebro no es la de crear emociones, sino la de adquirir conocimiento. La emoción es un efecto añadido que la propulsa y la mantiene, imprescindible pero no el objetivo básico.

 

Conocer nuestro mundo, a través de la vista.

 

Se puede enseñar a observar  y a percibir lo esencial, a expresar las propias ideas visualmente, a esquematizar con imágenes los pasos por los que se ha llegado a un conocimiento básico, a resolver un problema o a intuir cómo profundizar en un tema.

 

No debemos olvidar por tanto que la actividad plástica ha de ser una disciplina en la que se maneje materiales plásticos, como por ejemplo: Arcilla, óleo, pinturas en general (temperas, acuarelas, ceras), etc. También es importante utilizar útiles y herramientas tales como pinceles, lienzos, tableros, que se utilizan como soporte, etc.

 

Cada curso me llegan al Centro infinidad de editoriales con libros que nos dicen qué tenemos que enseñar a los alumnos y qué deben ellos dibujar o copiar. Particularmente no estoy muy conforme con las editoriales en este sentido puesto que limitan desde mi punto de vista la creatividad y los intereses del alumnado.

 

En mi aula lo que hemos hecho ha sido lo siguiente:

 

En la primera clase de plástica de Septiembre, se realiza una lluvia de ideas donde el alumnado puede expresarse y comentar qué cosas del mundo que le rodean les llama la atención. Qué saben de la plástica, qué técnicas conocen o qué quisieran aprender durante el curso, etc….

 

Tras la lluvia de ideas, realizo la programación aplicando y enseñando las técnicas pero con los centros de interés que ellos han elegido como interesantes.  

 

¿EL RESULTADO?   Les dejo que lo vean ustedes mismos.

La realidad es que mis alumnos desde que empieza la semana, están deseando que sea viernes para saber qué sorpresas les tengo preparadas.

Concretamente en la sesión del viernes, el resultado fue asombroso.  De la lluvia de ideas del inicio del curso, muchos habían coincidido en que les encantaban los dulces, así que aprovechando la técnica mixta usando ceras blandas y acuarelas, decidimos representar nuestro dulce ideal.

Procedimiento:

– Se entregan dos folios a cada niño, de más de 120g para que aguante bien la acuarela y no se nos arrugue el papel.

– En cada grupo se reparten las cera blandas y las acuarelas con sus pinceles.

– Necesitarán también tijeras, pegamentos y una blonda de las que se usan en los platos de las fiesta de cumpleaños por ejemplo. (Recomiendo cortarlas por la mitad).

El alumnado comienza pintando sus manteles o mesas y posteriormente la pared del dibujo. Lo ideal es que no coincidan los colores para que destaque más. Se deja secando y mientras, el alumno/a  va dibujando y pintando el dulce. Finalmente lo recorta y lo pega junto con la blonda en el primer folio donde pintó la mesa o mantel y pared.

El dibujo perfectamente se puede dejar terminado en una sesión de 1h de plástica.

Espero que les guste y que lo puedan llevar a la práctica.

Autora: Loida González

¡GRACIAS POR LEERNOS!