VUELTA AL COLE… EMPIEZA LA CUENTA ATRÁS .. TRUCOS PARA EL PRIMER DÍA DE COLE

Ya está aquí la cuenta atrás para que los centros educativos se llenen de vida, de conversaciones, de gritos, risas, llantos, carreras, saltos, juegos, colores por todas partes, olores a pinturas, rotuladores, papel nuevo, libros nuevos mezclados con materiales del curso pasado, nuevas distribuciones espaciales y novedades en el mobiliario… En estos días ,en los que los docentes estamos preparando todo para la llegada de nuestros niños y niñas con los que viviremos mil y una experiencia y aprendizajes, MyU ha cumplido un año. 

 

Un año donde estamos empezando a caminar, un año donde me he encontrado con profesionales que tienen el mismo o muy parecido concepto de como llevar a cabo esta profesión, hacia un lugar donde el cambio tiene que ser claro para adaptarse a la nueva sociedad del siglo XXI. Con la misma emoción e incluso me atrevería a afirmar que con más entusiasmo y energía que al principio, empezamos a caminar hacia nuestro segundo año en el que un mundo nuevo lleno de nuevas situaciones que nos van a hacer asentar proyectos, asimilar nuevos, experimentar nuevas vivencias, y un largo etc…, a la vez que  abrimos nuestras aulas en unos días. Ese primer día que va a definir cómo los discentes se van a posicionar durante el curso, un primer día donde van a separarse de su familia, de su madre, padre, abuelos, figuras de referencia durante muchas horas, un primer día de reencuentros para unos y mucha pena para los que van a vivir su periodo de adaptación, un primer día donde las emociones van a estar a flor de piel tanto para los menores como para sus familiares como para nosotros. 

 

Y justamente hoy, he tenido una sesión individual con una niña de 10 años que va a iniciar curso, y a lo largo de la sesión, cuando le he preguntado cómo se sentía me ha respondido que muy bien, con muchas ganas de empezar porque con su profe se siente protegida, querida y acompañada y sentirse así le da seguridad para ser ella misma y aprender. Poco más puedo añadir, solo permitir hacer un guiño a esas mamás, papás, abuelos, tíos o tías, o personas que van a dejar en nuestras manos a sus tesoros más preciados, ellos y ellas también tienen que irse con la sensación de que nuestro trabajo la hacemos con AMOR y RESPETO. Y como una imagen vale más que mil palabras os voy a mostrar con un testimonio de una mamá que el último día del curso del curso pasado me escribió una nota:

¡GRACIAS POR LEERNOS!