6 propuestas de motivación en el aula y en casa

¿Quieres nuevas ideas para motivar a tus estudiantes? Aprende de la experiencia de 6 docentes y miembros de Míranos y únete al cambio educativo.

Estíbaliz Arranz – maestra de música – @estibalizarranz

Durante mis sesiones de música, sobre todo con los cursos más bajos de primaria (1° a 3°), para entrar en materia, captar su atención, prepararnos para la asignatura, calentar el cuerpo y la voz y a modo de saludo, suelo hacer pequeñas dinámicas de no más de 5 o 6 minutos nada más entrar en clase.
Generalmente están de pie, hablando entre ellos, recogiendo o sacando libros… Esto es algo que se puede eternizar, por lo que siempre llego con algún juego nuevo, dando pasos a tempo en el suelo, chasquidos con los dedos o palmadas. Esto lo voy uniendo en cadena con diferentes ritmos y diferentes partes del cuerpo interpretándolos de tal manera que poco a poco toda la clase está conmigo. Luego les voy dividiendo en grupos, sin parar de tocar, y vamos haciendo cánones, juegos de ecos entre grupos, añado letras sencillas (tres hojitas madre versión rap, Mary tenía un corderito, canciones que hayamos trabajado en clase…). O simplemente explico lo que vamos a hacer y ellos lo repiten al ritmo de la música ¡Les encanta y están deseando continuar con la clase!

Paula Berciano – PT de primaria – @paulabercianopt

Mi estrategia para motivar al alumnado en el aula de Pedagogía terapéutica es anticipar siempre lo que se va a hacer en cada sesión contando con sus aportaciones y ofreciendo la posibilidad de acabar con un juego. Por ejemplo si la sesión es de matemáticas, y cada niño/a trabaja a un nivel distinto, pongo en la pizarra sus iniciales y el material que va a usar cada uno/a. Como tienen diferentes niveles de comprensión, indico lo que se va a hacer tanto con palabras como con dibujos y/o pictogramas, de forma que todos y todas lo entiendan.

Nos ponemos de acuerdo para decidir qué juego de matemáticas harán todos juntos en los últimos 10 minutos de sesión (normalmente les ofrezco varias posibilidades para que elijan). Una vez nos ponemos a trabajar, les motiva mucho poner un temporizador (uso un reloj de cocina) con los minutos que creen que van a necesitar para cada tarea, de forma que gestionan mejor el tiempo para poder llegar a los 10 minutos finales donde harán el juego.

 

Yurena

Yurena – maestra de primaria y psicóloga – @yramcas

Para motivar a mis estudiantes suelo utilizar diferentes técnicas y actividades. Una de las técnicas que utilizo es convertirme en “coach” y repartir post it para definir los objetivos que queremos alcanzar y los pasos que debemos dar para ello y los pegamos en un corcho dedicado a “nuestros objetivos”.

Una vez que tenemos claro qué queremos conseguir, programo actividades con diferentes metodologías para trabajar esa semana, por ejemplo: actividades en equipo cooperativo, flipped classroom, rompecabezas Jigsaw, investigaciones, juegos, aplicaciones en tablets o en la Pizarra Digital, cambio de roles en el grupo, cambio de rol profesora-alumno…

En ocasiones me encanta cambiar la disposición de la clase, para darle otra perspectiva al alumnado y siempre utilizo el refuerzo positivo cuando vamos consiguiendo pequeños objetivos en nuestro camino hacia la meta deseada.

Y quizá una de mis técnicas de motivación más simpática es entrar al aula con la banda sonora de la película Rocky, ya que esto nos hace mucha gracia y nos motiva a todos a entrar con muy buena actitud al aula ¡lo pasamos genial!

Pedro Belmonte – maestro de inglés – @unmaestrodeprimaria

Una de las formas efectivas para motivar al alumnado en Primaria, es dándoles responsabilidades. Generalmente, en cada aula al comenzar el curso se escoge un delegado/a y diversos cargos, los cuales todos los alumnos sueñan con tener y pocos suelen llegar a experimentar. No es del todo justo que siempre salgan los mismos y que otros niños/as se queden sin saber qué es ostentar un cargo. Por este motivo, en mis tutorías, cada año establezco cuatro responsabilidades fijas que van rotando: delegado/a, subdelegado/a, encargado del material y limpieza.

TODOS los alumnos/as a lo largo del curso van a vivir al menos una vez cada cargo ¿Cómo? Al llegar los lunes  a primera hora nombramos los nuevos “Encargados” siguiendo el orden alfabético de lista y los ponemos expuestos en el rincón habilitado para ello. Aseguro que algunos alumnos al experimentar una responsabilidad cambian sus actitudes y aprender a empatizar con los demás y desarrollan nuevos mecanismos interiores hasta ahora desconocidos para elos. Además, los propios padres alaban y aprecian que sus hijos, que no han llegado a alcanzar ninguna responsabilidad, por fin la tengan. Es bastante sencillo pero funciona. Niños con responsabilidades = niños motivados.

Sonia González – madre – @lasony13

Sonia Gonzalez Belinchón

Abordar este tema, como madre,  desde la experiencia en casa es complicado, ya que, nuestra vivencia de lo que pasa en las aulas es a través de lo que nuestros hijos nos trasmiten y esa vivencia es diferente y única para cada uno. Tras muchos años de experiencia a través de mis hijos (2º año de carrera, 1º de Bachillerato y 4º ESO) podría contar muchas cosas con respecto a este tema pero me centraré en una que para mí es la más importante “como se les imparte la asignatura”.

Si las clases son amenas, colaborativas, participativas está ampliamente comprobado que la motivación cara a las temidas pruebas evaluables es un porcentaje alto del resultado final. Yo noto cuando una clase les gusta porque llegan a casa y te cuentan lo que hacen con entusiasmo, si no les gusta y les preguntas te dicen un seco ¡cómo siempre! y sabes que ¡cómo siempre! es igual a ¡mal! que esa clase es aburrida, no les llena, no les llega, por lo tanto no ponen interés y no aprenden,  por lo que “estudiar”, esa asignatura, se convierte en una tarea obligada y tediosa.

En ese caso yo siempre les animo a que busquen por internet si hay algo que no entienden, incluso se lo busco yo y les mando el enlace ya que hay blogs y páginas de YouTube con recursos estupendos, muy trabajados, pensando en cómo llamar su atención y ¿sabéis que? ¡Siempre funciona! Este es mi  “truco” para motivarles, además internet siempre llega a donde mis conocimientos de ciertas materias no.

Jonatan Sánchez – profesor de historia – @revolucionalaclase

Disfruto mucho pensando el comienzo de la clase, se que si empiezo capatando su atención, luego es más fácil que se interesen. Las imágenes puede ser un recurso muy potente si se hace una buena selección. Por ejemplo, cuando nos toca aprender sobre la revolución industrial les pongo una imagen impactante de unos niños trabajando en una fábrica.

Primero, les dejo que anoten un par de ideas en su cuaderno para que reflexionen. Después. ponemos las ideas en común con toda la clase. Los adolescentes suelen tener ideas fuertes sobre lo que es justo y lo que no, pues este tipo de actividades suelen funcionar bien para despertar sus ganas de aprender. Como guinda del pastel, les pido que comenten con un compañero en qué se diferencia su vida con la de los niños de la imagen.

 

Gracias a todos los participantes de este post colaborativo por compartir sus ideas para motivar en el aula y fuera de ella.

¡GRACIAS POR LEERNOS!